Publicado en Competencias, Didáctica, General, Innovación educativa

¿Qué tipo de pedagogías se necesitan para el siglo XXI?

En la serie de estudios titulados  “El futuro del aprendizaje”  realizados por la doctora Cynthia Luna Scott para la UNESCO, se plantean tres temas fundamentales para la educación presente y futura:

¿Por qué deben cambiar el contenido y los métodos de aprendizaje en el siglo XXI?

2º ¿Qué tipo de aprendizaje se necesita en el siglo XXI?

3º ¿Qué tipo de pedagogías se necesitan para el siglo XXI?

Son tres documentos que aportan unas interesantes ideas que vamos a ir comentando. Comenzaremos por el último por su carácter de marco conceptual que contiene. En este estudio, la autora, basándose en la abundante literatura científica existente sobre la importancia y necesidad de preparar a los estudiantes para la adquisición de las competencias, habilidades y capacidades requeridas en el el presente siglo XXI, examina los diferentes tipos de pedagogías existentes en la actualidad y anticipa las etapas futuras y los desafíos a los que se enfrenta la educación. Los expertos reconocen que el modelo de clase “tradicional”, basada en la transmisión unidireccional no sirve para la adquisición de las competencias, es totalmente, ineficaz, pero, aún así, es el método más extendido. Añade también, de una manera totalmente acertada que “A pesar de que a escala mundial se opina que las y los estudiantes deben adquirir destrezas tales como el pensamiento crítico y la habilidad de comunicarse con eficacia, innovar y resolver problemas mediante la negociación y la colaboración, raras veces se ha adaptado la pedagogía para hacer frente a estos desafíos“. Esto lleva a la autora a concluir la necesidad de replantearse la pedagogía, las formas de enseñar, para el siglo XXI. Se propugna que los educadores debieran abandonar esos enfoques pedagógicos tradicionales (por ejemplo, clases magistrales, memorización) para avanzar hacia enfoques pedagógicos abiertos, dinámicos, que tengan en cuenta las necesidades y fortalezas especiales de su alumnado al tiempo que les ofrecen oportunidades para aprender y desarrollar su potencial a través de la creatividad, la autonomía, la investigación y la colaboración (por ejemplo, aprendizaje individualizado, aprendizaje cooperativo, ABP, aprendizaje informal). Los educandos deben tener tiempo para interrelacionarse con sus iguales, con su profesorado, compartir nuevos conocimientos, aplicarlos y evaluarlos. Aunque reconoce la complejidad de la enseñanza y aprendizaje de las competencias, Luna Scott, siguiente a Leadbeater, señala la importancia de la transformación de las pedagogías existentes y el rediseño de las tareas como claves en este proceso. En este sentido, creen que las estrategias de aprendizaje no deben limitarse sólo y exclusivamente a la escuela, si no que  se debe abrirse a otros “proveedores” de conocimiento como la comunidad,  otras escuelas, bibliotecas, museos, etc.

Según la autora, basándose en Saavedra y Opfer, “La pedagogía del siglo XXI debe emplear estrategias docentes innovadoras y respaldadas por la investigación, por las tecnologías del aprendizaje y por las aplicaciones tomadas de la vida real“. A partir de aquí, y examinando las investigaciones llevadas a cabo sobre la manera de aprender que tiene las personas, establece nueve principios para la enseñanza de las habilidades y competencias para el siglo XXI:

1) Hacer que el conocimiento sea pertinente para la “visión de conjunto”.
2) Enseñar las destrezas dentro de cada disciplina.
3) Desarrollar capacidades de reflexión de alto y bajo nivel para facilitar la comprensión en diferentes contextos.
4) Promover la transferencia de aprendizaje.
5) Enseñar cómo “aprender a aprender”, la metacognición.
6) Abordar directamente los malentendidos.
7) Promover el trabajo en equipo.
8) Aprovechar la tecnología como apoyo del aprendizaje.
9) Fomentar la creatividad de las y los estudiantes.

Una vez definidos estos principios, la autora examinará las pedagogías y perspectivas concretas que promoverán el aprendizaje de esas competencias, determinando 19 aspectos en los que debemos centrarnos para lograr alcanzar un aprendizaje de calidad y el dominio de esas competencias:

  1. centrarse en la calidad de los resultados de enseñanza y aprendizaje (por ejemplo, exigiendo docentes competentes   y dedicados que empleen metodologías activas);
  2. fomentar la participación de los alumnos/as (por ejemplo, brindar oportunidades para compartir ideas en redes sociales, con compañeros y con el profesor, para co-crear el aprendizaje);
  3. personalizar e individualizar el aprendizaje (por ejemplo, permitir que los alumnos/as establezcan metas personales, aprendan a su propio ritmo);
  4. centrarse en el aprendizaje basado en proyectos y la resolución de problemas (por ejemplo, el apoyo a proyectos grupales basados ​​en problemas de aprendizaje de la vida real y donde cada uno es responsable de una parte de la proyecto);
  5. fomentar la colaboración y la comunicación (por ejemplo, agrupar a los alumnos en parejas o más para encontrar la solución a un problema);
  6. movilizar y motivar a los estudiantes (por ejemplo, dividir el aprendizaje en diferentes pasos esenciales para mantener el interés de los estudiantes);
  7. estimular la creatividad y la innovación (por ejemplo, alentar a los alumnos/as a generar nuevos conocimientos a partir de experiencias de aprendizaje relevantes);
  8. usar las herramientas de aprendizaje apropiadas (por ejemplo, tecnologías móviles, aprovechar al máximo las redes sociales);
  9. diseñar actividades relevantes de aprendizaje del mundo real (por ejemplo, ofrecer actividades centradas en contextos en los que los alumnos/as evolucionarán en sus vidas adultas);
  10. enseñar habilidades metacognitivas (por ejemplo, preguntar a los alumnos/as las preguntas “¿qué estás aprendiendo?” y “cómo aprendes?” para que estén al tanto de cómo aprenden);
  11. desarrollar relaciones de aprendizaje de apoyo (por ejemplo, recompensar los esfuerzos de los alumnos/as);
  12. incluir a cada estudiante a través de la tecnología (por ejemplo, proporcionar acceso a una actividad de lectura para estudiantes con discapacidades a través de audiolibros);
  13. centrarse en los modelos centrados en el alumnado (por ejemplo, supervisar a los grupos de estudiantes que trabajan de forma independiente, ofrecer instrucción donde cada estudiante autorregula su aprendizaje);
  14. promover el aprendizaje ubícuo (por ejemplo, brindar oportunidades para adquirir conocimientos fuera del aula y la escuela);
  15. fomentar el aprendizaje permanente (por ejemplo, proporcionar cursos de actualización para los alumnos que deseen actualizar sus habilidades obsoletas);
  16. reconocer el aprendizaje a través de la educación abierta (por ejemplo, dar acceso gratuito a cursos en línea);
  17. acreditar y reconocer resultados de aprendizaje no tradicionales (por ejemplo, un proveedor de cursos en línea proporciona una certificación de aprendiz);
  18. evaluar conocimientos y habilidades más profundos (por ejemplo, realizar una evaluación formativa de los alumnos durante su aprendizaje, en forma de retroalimentación continua sobre su progreso y estímulo de sus mejoras);
  19. redefinir el rol y la función del maestro (por ejemplo, asumir un nuevo rol de mentor y diseñador de proyectos, inscribirse en capacitación en tecnología de la información y la comunicación [TIC]).

Para finalizar el informe, la autora concluye que los métodos pedagógicos tradicionales no preparan a los jóvenes para los desafíos del mañana. Deben transformarse e innovar centrándose en los aprendices al tiempo que aumentan la conciencia de la importancia del aprendizaje permanente. Deben proporcionar a los alumnos y alumnas las capacidades y habilidades que les permitirán evolucionar en un mundo digital. Para trazar nuevos caminos para estudiantes de todas las edades y apuntar hacia el éxito a largo plazo, los cambios e innovaciones deben aparecer en el aula, pero también en las escuelas y, en última instancia, en todo el sistema escolar. educación (por ejemplo, estructuras, organizaciones, políticas). Se debe hacer un análisis crítico de la enseñanza tradicional para determinar si cumple con las exigencias y expectativas actuales y, en caso contrario, avanzar por otros caminos más eficaces.

En definitiva, estamos ante un informe de gran interés para la reflexión sobre el desarrollo de la enseñanza en estos momentos de cambio y gran incertidumbre, que se apoya en una literatura científica seria y contrastada para trazar esas conclusiones que hemos indicado y que nos proporciona las claves para centrar nuestra labor docente.

 

 

Anuncios
Publicado en General, Geografía

Unidad didáctica sobre Meteorología y Climatología.

Hace algún  tiempo se publicó un material sobre Meteorología y climatología de gran calidad editado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT). Se trata de la Unidad Didáctica “Meteorología y Climatología“, realizada en 2004 (publicada en 2007) por Rosa María Rodríguez Jiménez, Águeda Benito Capa y Adelaida Portela Lozano.  En esta unidad se tratan los elementos y factores esenciales para enseñar Climatología como son:

  1. ¿Qué es la meteorología?
  2. Breve descripción de la atmósfera
  3. Las variables meteorológicas
  4. La observación del tiempo
  5. Los mapas meteorológicos
  6. La predicción del tiempo
  7. El clima de nuestro planeta
  8. Los climas de la península ibérica
  9. El cambio climático reciente
  10. Webs interesantes.

Aunque, como indico, la unidad es de 2004 y algunos apartados se podrían actualizar, el resto si es de gran utilidad. Podemos completarlo con los abundantes recursos que podemos encontrar en internet. en este sentido, recomiendo uno muy interesante por su carácter práctico e ilustrativo de algunos fenómenos atmosféricos y climatológicos: el Taller virtual de Meterología y Clima del grupo de investigación TROPA de la Universidad Complutense de Madrid.

La razón por la que recupero estos dos recursos básicos es por que repasando el temario de 2º de Bachillerato, he constatado el enorme problema conceptual con el que nos encontramos en este nivel, ya que debemos impartir un tema de Climatología de Geografía de España dando por sentado que los alumnos/as controlan los conceptos esenciales para entender tan complicada materia. Desde 2º o 3º de la ESO no han estudiado estos temas. En 2º de Bachillerato tienen que dar por sabidos conceptos de un elevado nivel de conceptualización. Es una realidad que afecta igualmente a la Geomorfología o a la Biogeografía, en general, a toda la Geografía Física. Para el alumnado es la parte más árida del temario y, normalmente, la que menos gusta estudiar. Sin embargo, su estudio es fundamental para comprender el mundo que nos rodea. Si queremos  transcender la mera descripción de datos o la memorización del temario y propiciar un aprendizaje crítico, profundo y promover la preocupación del alumnado por la problemática ambiental, debemos propiciar otras formas de impartir estos aspectos de la Geografía Física.  En este sentido propuestas metodológicas como el ABP o el flipped classroom pueden ser de gran utilidad para actualizar el conocimiento que nuestro alumnado de 2º de Bachillerato tiene de este tema, sin duda, de gran importancia para su formación, tal y como han demostrado algunos de nuestros compañeros/as (Manuel Jesús Fernández Naranjo, Geles Fernández, José Luis Redondo, Virginia Capilla, Vicente Alemany,  …)

Otra publicación de interés del mismo organismo escrita por Florenci Rey Benadero titulada “¿Qué tengo yo que ver con el tiempo?“.

 

Publicado en Arte, Recursos

Obras de arte en alta resolución

Vincent van GoghEl dormitorio” (1889)

Como ocurre con otros museos del mundo, el Instituto de Arte de Chicago ofrece una gran base de datos de arte en alta resolución.  Obras de autores contemporáneos como Renoir, Toulose-Lautrec, Manet, Van Gohg, Kandinsky, Gauguin o Dalí, pero también de otras épocas artísticas, desde El Greco a Delacroix, pasando por Rubens. También aparecen obras artísticas precolombinas, egipcias, hindúes, etc. Un catálogo impresionante. Se puede realizar un filtrado por artistas, fecha, estilo, procedencia, …

P. P. Rubens: La Sagrada Familia con los Santos Isabel y Juan el Bautista. (1615)

Muchas de estas obras presentan, además, información suplementaria, como la historia de la publicación, multimedia y recursos educativos. Un recurso verdaderamente valioso para las clases de Arte.

 

Publicado en Educación, General

Educar para el siglo XXI. Desafíos y propuestas sobre la profesión docente.

El pasado 6 de noviembre el Ministerio de Educación y Formación Profesional celebró el Foro “Educar para el siglo XXI. Desafíos y propuestas sobre la profesión docente”, en el que se presentaron las iniciativas que expertos y expertas de reconocido prestigio han venido elaborando a lo largo de los últimos años.  de cara a realizar las reformas que la profesión docente precisan. Entre los expertos/as que intervinieron se encontraban José Antonio Marina. Álvaro Marchesi, Mariano Fernández Enguita, José Bolivar o Aurora Ruiz Gonzaléz (programa completo). Las propuestas presentadas se recogen en estos enlaces:

En estas aportaciones se tratan aspectos fundamentales para el profesorado como la carrera docente, el acceso a la misma (¿qué pasa con aquellas propuesta del MIR docente?), la formación permanente y la evaluación del profesorado, las competencias profesionales, el Libro Blanco (José Antonio Marina), el profesorado universitario, etc. La lectura de algunas de estas propuestas es verdaderamente significativa (Marchesi, Fernández Enguita, Foro de Sevilla) y aportan numerosas ideas para abarcar el enorme reto que se nos plantea sobre el futuro de la profesión docente. Me hubiera gustado contar con las aportaciones de otras voces críticas, pero, a pesa de ello, la documentación aportada es excelente. La iremos desgranando poco a poco.