Publicado en Didáctica, General, Geografía

¿Por qué la Geografía debería importar más que nunca?

 

proximo oriente

 

Hace unos días leía un artículo del periodista inglés Tim Marshall titulado La clave está en el mapa” (Diario El País, 20/V/2017). El artículo comenzaba con esta frase:

Existen muchos factores que influyen de manera decisiva en las decisiones que toman los dirigentes de cada país. Y el factor más olvidado es la geografía. Tratar de entender los conflictos sin un mapa y una explicación geográfica es casi imposible.

Efectivamente, la Geografía, ciencia madre, ha sido olvidada y, tal y como demuestra en este mismo trabajo la influencia de la misma es crucial para entender los conflictos actuales. Es preciso comprender el mundo tal y como es, no como nos gustaría que fuese, y para ello, el mapa es la herramienta esencial, al igual que conocer la historia o estudiar los datos estadísticos. Este mismo autor escribió un libro hace un par de años verdaderamente impactante: “Prisoners of Geography’, recientemente traducido al español, en el que a través de 10 mapas explica las características fundamentales de la Geopolítica reciente. Para este autor, la Geografía siempre ha condicionado al Hombre, su desarrollo, su política, sus guerras, la vida en general. Hoy, muchos de estos condicionantes han sido solventados por la tecnología, sin duda, pero aún son muy importantes para explicar algunas de las realidades que vivimos en este mundo tan convulso. Para él, la Geografía, o más concretamente, la geopolítica, cobra una gran importancia en la actualidad como factor decisivo para explicar dichas realidades y no sólo las físicas, sino también las humanas, desde la política interior de los países a la economía, la sociedad, el lenguaje o la religión. Esta afirmación constituye, por cierto, uno de los factores por los que la Geopolítica no es del agrado de muchos científicos: niegan que la Geografía pueda condicionar el desarrollo de la vida humana dado que la tecnología es capaz de solucionar muchos de estos condicionantes. pero, tal y como indica el propio autor del articulo citando al especialista en geopolítica Nicholas Spykman, “la geografía no discute; se limita a ser”.

Estemos de acuerdo o no con este autor, lo cierto es que la Geografía no ocupa el lugar que debería en el concierto de las ciencias y, muchos menos, entre las disciplinas escolares. Y, personalmente, creo que la Geografía debería importar hoy más que nunca y tener mucho más peso específico entre las disciplinas escolares.

93048257_gettyimages-602347030
AMEER ALHALBI/GETTY

 

Efectivamente, nuestros alumnos necesitan saber mucha más geografía física pero sobre todo humana como forma de conocer mejor el mundo que les rodea, lo que ocurre en él y por qué. Están creciendo en un mundo globalizado y mucho más complejo de lo que era tan sólo unos años antes y solamente la Geografía puede hacerles comprender parte de esa complejidad. No deberíamos limitarnos a impartir esa Geografía tradicional, pensada para otros momentos y con temarios, en parte, obsoletos. Al alumno le debemos dar las claves para interpretar ese nuevo mundo en el que se inserta, centrarnos en aspectos como la geopolítica, la crisis ecológica, la geografía cultural, aspectos que están viviendo y padeciendo a diario: qué pasa en Siria, por qué existe el terrorismo yijadista, quien está detrás del ataque cibernético, por que se produjo el Brexit, qué pasa con Cataluña, los refugiados políticos y ambientales, …. El mundo cambia a una velocidad de vértigo y la Geografía debería adaptarse a ese ritmo si no quiere quedar como una asignatura más, tediosa y, en ocasiones, poco útil. Y eso depende, sin duda, del profesorado que la imparte.

Publicado en General, Geografía, Innovación educativa

Enseñanza y aprendizaje de la Geografía para el siglo XXI

La Universidad de Alicante acaba de publicar el libro “Enseñanza y aprendizaje de la Geografía para el siglo XXI“, obra editada por  Rafael Sebastiá Alcaraz y Emilia María Tonda Monllor. El libro está destinado al alumnado de formación inicial de Magisterio y del máster de profesores de secundaria e, igualmente, tal y como se indica en la presentación del mismo, atiende a la necesidad de los docentes en activo por renovarse y actualizarse. Está estructurado en cuatro capítulos:

  • En el primero, se recoge el currículo oficial de Geografía tras la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior.
  • En el segundo, se analizan diversas metodologías de reciente implantación en la enseñanza de la Geografía. Interesa la aportación realizada por Xosé Manuel Souto.
  • En el tercero, Jorge Olcina, profesor de la Universidad de Alicante, presenta varias propuesta de enseñanza de la Geografía Física, concretamente de la climatología.
  • Finalmente, en el capítulo IV se estudian las TIC en el proceso de enseñanza del conocimiento geográfico, con un interesante artículo de Isaac Buzo sobre la integración de la información en el aprendizaje geográfico.

Echamos en falta aspectos metodológicos innovadores tales como el ABP, flipped classroom, ludificación, etc. que están aplicándose con resultados bastante positivos en la enseñanza y aprendizaje de la Geografía. Es de suponer que no se pretende recoger todo lo que de innovación hay en este proceso, tanto conceptual como metodológicamente, pero si que nos puede servir para tomar contacto con algunos planteamientos que desde la Universidad se lanzan al resto de los niveles educativos con mayor o menor acierto.

Publicado en Educación, General

101 medios para motivar: prácticas pedagógicas que favorecen el éxito (III).

school-1063558_960_720

Como hemos indicado en la entrada anterior, uno de los factores fundamentales del proceso de motivación del alumnado es, tiene que ser, el docente. Según A. McLean (citado por A. BONO en “Los profesores en las clases. Un estudio sobre las pautas de actuación docentes en el aula de primer año universitario desde la perspectiva motivacional”,  El Argonauta, Revista Digital de Educación y Ciencias Sociales, 2 (2), 2012, páginas 153-178, disponible aquí), su acción deriva de la interacción entre cuatro elementos clave: el compromiso, la estructura, el estímulo y los comentarios.

  • El compromiso, hace referencia a la implicación de los profesores en el aprendizaje de su alumnado, la capacidad de hacer ver y sentir que apoyan su aprendizaje, su sentido de la autoridad, sus emociones, la gestión de la relación con el alumnado, etc., vislumbran el compromiso del profesorado en clase.
  • La estructura significa la claridad con la que se presentan los objetivos de aprendizaje que permiten a los alumnos saber qué se espera de ellos. Se trata de establecer un equilibrio estable entre la autoridad del profesorado y la autonomía de los alumnos.
  • El estímulo, es decir, la capacidad de plantear acciones, actividades, proyectos que constituyen un cierto desafío o reto a la capacidad de los alumnos/as.
  • Los comentarios del docente son igualmente importantes, ya que proporcionan información (feedback) que posibilidad a los alumnos saber qué están haciendo y cómo están progresando en su aprendizaje. Estos comentarios deben ir en la línea de promover la responsabilidad en los estudiantes, el sentido de competencia, la autodeterminación y participación con los demás.

Finalmente, McLean incide en la importancia de las emociones en el proceso de motivación. Totalmente de acuerdo con él. Como ya indicamos, sin emoción no hay aprendizaje. Éste era uno de los elementos que Pintrich y Groot (Motivational and self‐regulated learning components of classroom performance. Journal of Educational Psychology, 82, 33‐40.1990) distinguían como componentes  motivacionales en las aulas junto al del valor y al de la expectativa. Pero aquí entramos en un terreno verdaderamente resbaladizo: la educación emocional, la educación de la afectividad, de los afectos, la inteligencia emocional. Y ésta es otra historia.

Para ir concluyendo, y a modo de resumen, siguiendo la propuesta inicial, para motivar al alumnado debemos incidir en los siguientes aspectos:

  1. Tipos de actividades
  2. Relación enseñante – estudiante
  3. Gestión de clase
  4. Evaluación de los aprendizajes.
  5. Prácticas de enseñanza.

En el último post, añadiremos algunas ideas sobre cada uno de estos puntos.

Y para finalizar el presente, incluyo una presentación de Père Marqués sobre este tema.

Publicado en Didáctica, General, Historia

Percepción del alumnado sobre la enseñanza y el aprendizaje de la Historia.

En el último número de la revista eCO del CEP de Córdoba, reseñado en la anterior entrada, hemos incluido un artículo realziado por los profesores del IES El Tablero de Córdoba, Antonio Capdevila y José Manuel Lara y por mí. En este artículo hemos presentado una investigación llevada a cabo en dicho centro sobre la percepción que el alumnado tiene sobre la enseñanza y el aprendizaje de la historia como asignatura escolar. Este trabajo tuvo su origen en la lectura de un artículo firmado por Pilar Guirao Rubio titulado “Técnicas y hábitos de estudio de la asignatura de Historia en Secundaria y Bachillerato” (2013) quien mediante el uso de una encuesta al alumnado de Secundaria y Bachillerato de un centro educativo de Alicante, estableció determinadas pautas de comportamiento de dicho alumnado respecto al estudio de la asignatura de Historia. Esta autora concluyó que:

 “el uso de métodos y hábitos que faciliten la asimilación de conocimientos históricos va en aumento conforme los alumnos van ascendiendo de nivel, de modo que los  alumnos de 1º de la ESO mantienen una línea de aprendizaje heredera de su etapa en el colegio, mientras los estudiantes de 4º de la ESO y sobre todo de 2º de Bachillerato presentan una metodología de estudio más marcada que les otorga una mayor autonomía en su proceso asimilación de la información histórica”.
Basándonos en este planteamiento, quisimos comprobar la percepción que el alumnado del IES El Tablero de Córdoba tenía respecto a nuestra asignatura.
En este artículo se incluye el cuestionario que utilizamos, más denso y completo que el de referencia, así como el resultado del mismo. El estudio no acaba con este artículo, ya que nuestra idea es extenderlo a otros centros y extraer conclusiones válidas sobre el mismo.
Los resultados son muy interesantes y debatiremos sobre ellos en otras entradas. Recomendamos su lectura y, por supuesto, agradecemos todas las aportaciones que se quieran hacer al mismo. Todos los datos pueden consultarse en el mismo artículo.
Publicado en Didáctica, Historia

La Historia Moderna y la Enseñanza Secundaria

Imagen1

Los próximos 4 y 5 de noviembre tendrá lugar un interesante congreso en Murcia. Se trata del II Congreso Nacional de Historia Moderna y Educación Secundaria, con el subtítulo “Perspectivas didácticas y de investigación“. se puede descargar el tríptico desde el siguiente enlace.

El objetivo fundamental de este congreso es fomentar la colaboración entre docentes e investigadores del ámbito universitario y de la Educación Secundaria, con una doble temática:
1.- Investigando la historia moderna desde los centros de enseñanza secundaria
2.- Enseñando historia moderna en los Institutos de Educación Secundaria.

La temática objeto del congreso es, sin duda, de gran interés para el profesorado de CC.SS. dado el estado de su enseñanza. En este sentido y para un análisis de la situación de la historia Moderna en Secundaria, recomiendo la lectura del artículo del profesor Cosme J. Gómez Carrasco (Universidad de Murcia) “Pensamiento histórico y contenidos disciplinares en los libros de texto. Un análisis exploratorio de la Edad Moderna en 2º de la ESO” (Texto completo), en el que analiza las propuestas contenidas en 3 manuales de 2º de ESO. sus conclusiones son interesantes. Destacamos las siguientes:

  • Los libros de texto siguen presentando una visión lineal del pasado, generalmente poco actualizada con las investigaciones actuales, y las actividades que se proponen requieren del alumnado escasas habilidades de pensamiento histórico.
  • Las actividades propuestas en estos textos se basan principalmente en la repetición de conceptos, hechos, fechas y datos concretos. Según el autor, “la reflexión sobre los procesos históricos es escasa, no existen actividades de empatía o perspectiva histórica de una forma compleja, apenas se les exige redacciones amplias ni ejercicios de ensayo que requieran de los
    alumnos habilidades narrativas sobre el pasado”.
  • La utilización casi exclusiva del manual en el aula de Secundaria no asegura una correcta alfabetización histórica del alumnado.

La solución que nos presenta el autor ante estos problemas es “cambiar la forma de presentar los contenidos por parte de los manuales y las actividades formativas“. Estoy de acuerdo, en parte, con esta solución, aunque personalmente, iría más lejos: eliminar los libros de textos o, al menos, reducir su protagonismo al mínimo, no ser el eje conductor de las clases, sino un apoyo puntual, en todo caso.

Igualmente, aporta otra posible solución a estas circunstancias: “la búsqueda de temáticas relevantes para el alumnado, y que muestren al conocimiento histórico como un saber necesario para abordar los problemas sociales del presente y del futuro”. Y en esto si estoy de acuerdo, si bien debemos partir de las inquietudes del alumnado, de sus intereses para reconducirlos hacia el estudio de las raíces históricas de esos problemas, fomentando su espíritu crítico, su curiosidad, su capacidad de análisis, sus competencias personales, en definitiva.

Estos problemas no son exclusivos de la Historia Moderna. Los podemos rastrear en todas las disciplinas del ámbito, Arte, Geografía, Historia, Economía, etc. Debemos de cambiar la perspectiva si queremos que nuestra área sea realmente útil para la formación del alumnado actual.