Publicado en Didáctica, General, Innovación educativa, Jornadas

Entre el inmovilismo y la necesidad de cambio

pensamiento-visual
Pensamiento Visual. Autor: @ramon_besonias

El pasado 18 de febrero se llevó a cabo el III Encuentro de Docentes de Ciencias Sociales en Mérida. Más de 100 inscritos/as, un sábado, sin ninguna institución que la acredite oficialmente, con un programa muy interesante,… un verdadero mérito. Indica hasta que punto existe una necesidsd de buscar lugares de encuentro entre el profesorado que cree que existen otras formas de enseñar y aprender CC.SS. más allá de los métodos tradicionales.  Este formato de encuentro de profesores/as no sólo se ha mantenido en Mérida si no que se ha consolidado y va avanzando (ya está anunciado el IV Encuentro que tendrá lugar el próximo año en Valladolid).

El programa era muy completo (aquí se puede ver), con ponencias diversas, de variada temática y de gran calidad: experiencias en el uso de las TIC, ABP, pensamiento visual, patrimonio, cartografía, aprendizaje-servicio, etc.

La organización (Pedro Colmenero, Isaac Buzo, Jorge Gozalo y Miguel Ángel Pereira) fue perfecta.

Como eslabón entre el II y el III Encuentro, la organización tuvo a bien invitarme a realizar la intervención inicial dando una visión general de la enseñanza de las CC.SS. Desde luego, una gran responsabilidad y un honor dado el nivel de los ponentes que iban a continuación. Desde aquí agradecerles el detalle que tuvieron con esta propuesta.

La imagen de introducción es el resumen que magníficamente realizó en visual thinking Ramón Besonías (@ramon_besonias), un profesor de filosofía con un talento impresionante.

Utilicé una presentación para enmarcar la ponencia que añado a continuación:

Con mi ponencia pretendía realizar una breve introducción sobre la necesidad del cambio educativo y las resistencias que surgen para ello, sus causas y las posibles formas de solventarlas. Posteriormente quise dar alguna idea sobre el papel de las CC.SS. en ese cambio educativo centrándome en dos aspectos: ¿qué enseñar? y ¿cómo enseñas?, esto es, contenidos y metodología. Se podría haber tratado otros aspectos igualmente importantes como el porqué enseñar CC.SS.,  pero había que ajustarse al tiempo disponible. Analizamos el principal inconveniente para el cambio educativo en nuestras disciplinas que es el curriculum, excesivamente amplio, acrítico, eurocentrista, sin perspectiva de género, poco útil para las demandas sociales y personales de nuestro alumnado. Defendí la idea de la necesidad de “podar” ese curriculum y adaptarlo a lo que se demanda actualmente, esto es, un curriculum más útil y aplicado, que sirva para enseñar cuestiones socialmente vivas y contribuir al desarrollo de las competencias clave que se piden a nuestro alumnado del siglo XXI. Propuse algunas líneas en las que, creo, podemos indagar para superar ese curriculum en gran parte desfasado, tanto en Geografía (paisaje, geografía ambiental, geografía cultural y geografía política), Historia (Historia social, perspectiva de género, Geohistoria, Historia ambiental, Historia del presente) o Arte (educación de la mirada, patrimonial, saber sentir, creatividad). El segundo aspecto que tratamos fue el del ¿cómo enseñar?, esto es, la práctica educativa, una práctica que actualmente sigue centrada en el curriculum, excesivamente transmisiva, que fomenta poco la interacción con el alumnado, basada en la onmipresencia del libro de texto y que sigue teniendo al profesor como centro de toda ella. Frente a este modelo transmisivo se propone otro más activo y participativo, una práctica docente más reflexiva, colaborativa, crítica, formada, que estimule el uso de las TIC y TAC, que atienda adecuadamente a la diversidad y que use otros enfoques metodológicos diferentes. Insistí en la necesidad de visualizar aquellas prácticas docentes de interés que por diversos motivos no se conocen suficientemente, en la importancia de las emociones (tanto para transmitir conocimiento como para aprender) y, por último, en los dos elementos fundamentales para el cambio educativo, tomados de la profesora Linda Darling-Hammond: compromiso y competencia.

En conclusión, el III Encuentro nos ha servido para conocer a profesionales de gran valía, prácticas de gran interés y todo ello nos indica que algo está cambiando y que ese algo va a ser difícil de parar. Nos veremos en el IV Encuentro en Valladolid.

Publicado en Didáctica, General, Innovación educativa, TIC

El potencial educativo del microaprendizaje (microlearning) en Ciencias Sociales (II).

En una reciente entrada en el blog mlevel.   establecía las principales características del microlearning, a saber:

  • Granularidad y brevedad: según viene  a demostrar recientes investigaciones, el cerebro humano aprende mejor en sesiones cortas que pueden ir desde unos pocos segundos a quince minutos. Esta brevedad del microaprendizaje hace que sea más fácil de digerir y de retener que las sesiones tradicionales de mucho más tiempo y mucho contenido.
  • Variedad y repetición: Una de las características más importantes de los microaprendizajes es su dinamismo y la capacidad de adaptación a diferentes medios de comunicación, es decir, se pueden utilizar diferentes formatos, lo que puede servir como estímulo para el alumnado. Pero también posibilita la repetición. El alumno/a puede, de esta manera, examinar el microcontenido tantas veces como necesite pudiendo ser complementado por actividades también necesariamente cortas para reforzar estos mismos conceptos. Este método utiliza la misma cantidad de tiempo que los métodos de aprendizaje más tradicionales pero, según nos indica el autor, tiene casi el doble de impacto simplemente debido a su presentación. No hay que perder de vista que estudios sobre la capacidad de aprender del cerebro humano han demostrado que sin repetición espaciada y refuerzo continuo el 80% de lo que se aprende será olvidado en unos 30 días.
  • Adaptabilidad y personalización: Con los métodos tradicionales de aprendizaje, los alumnos/as se agrupan y se espera que aprendan al mismo ritmo, en un formato estructurado de manera rígida, sin tener en cuenta que, realmente, existen diferentes ritmos de aprendizaje. Por el contrario, el microaprendizaje es mucho más atractivo, flexible y centrada en el estudiante, permitiéndole controlar su experiencia de aprendizaje a su propio ritmo.

En base a estas características y los beneficios que derivan de esta forma de presentar los contenido, el autor anteriormente citado ve en el microaprendizaje el futuro de la educación, ya sea buscado deliberadamente como tal, o simplemente como un subproducto de la utilización de internet. En este aspecto, podemos encontrar en la red multitud de microaprendizajes o píldoras de contenido, como se indican en algunos sitios, de bastante calidad. Mencionaremos algunas de aplicación a nuestra área.

Lo que si está claro es que los microaprendizajes son los socios ideales para el aprendizaje móvil. De hecho, el INTEF ha sacado recientemente una aplicación para móviles llamada Edupills que se basa en esta metodología. Se trata de píldoras formativas orientadas a la formación del profesorado y categorizadas según las Áreas del Marco Común de Competencia Digital Docente 2017 de INTEF. Es una aplicación para móviles descargable desde los habituales sitios.

captura-de-pantalla-de-2017-02-15-10-39-01

Publicado en Didáctica, General, Innovación educativa

El potencial educativo del microaprendizaje (microlearning) en Ciencias Sociales (I).

Existe una tendencia relativamente reciente, emergente en el mundo de la formación y, en general, de la educación, a proporcionar formación y/o información al profesorado en dosis pequeñas. Es lo que se denomina “Microaprendizajes” (en inglés microlearning). En nuestro CEP comenzamos esta práctica como los denominados “Microtalleres TAC“, pequeñas píldoras formativas de unas 10 horas de duración (3 presenciales y 7 on line) que pretenden acercar al profesorado al conocimiento y uso de diversas herramientas TAC. En general, estos microaprendizajes han tenido bastante éxito de asistencia. 

Aunque hemos dicho que es una tendencia reciente, su esencia se ha venido desarrollando prácticamente desde siempre. No obstante, en su concepción actual, es una expresión que ha sido utilizada desde principios del siglo XXI junto a otras expresiones más o menos similares como “microcontenido”.

A diferencia de los métodos tradicionales de formación en el que el asistente podía asistir a cursos más o menos complejos, con más o menos interacción e implicación o trabajar con materiales de aprendizaje de acuerdo con un horario establecido, rígido, en la mayoría de las ocasiones en horarios no lectivo, el microaprendizaje consiste en presentar al alumno/a micro-contenidos, bien planificados, con una importante dosis de interacción con el  propio material de aprendizaje o con el propio profesorado. Esta modalidad de formación comenzó asociada al aprendizaje on line o elearning como vía rápida de aprender contenidos o habilidades puntuales a través de vídeos de pequeña duración, nunca más de 15 minutos. Esta corta duración obliga a sintetizar el contenido de una manera precisa, separando el grano de la paja y yendo a lo sustancial, es decir, a aquello realmente necesario a aprender lo fundamental.

El microaprendizaje se basa en la investigación sobre cómo el cerebro humano retiene la información y cómo éste aprende de una manera más factible. Al proporcionar información sólo en pequeñas dosis, fácil de procesar, el cerebro lo asimila mejor. Su aprendizaje es incluso mejor si se lleva a cabo de una manera informal, autodirigida y bien planificada. Como podemos deducir, está orientado básicamente hacia un aprendizaje individualizado. Sin embargo, esto no quiere decir que no pueda darse un microaprendizaje grupal o que sea mejor aplicarlo en un ambiente informal. Nada de eso. Admite múltiples formas, diversos medios, tiempos, contenidos y espacios para su desarrollo. Efectivamente, como toda modalidad emergente, presenta una amplia variedad tipológica que diseña un paisaje técnico-educativo bastante disperso si bien se revela como una modalidad con muchas posibilidades y aplicable a múltiples aspectos de la educación y, por supuesto, también de la enseñanza y aprendizaje de las Ciencias Sociales. Su aplicación puede ser puntual, complementaria de otras metodologías que utilicemos en clase, un aprendizaje orientado a la tarea, a la resolución de un problema o a la adquisición de un determinado contenido. Aunque sea relativamente reciente su desarrollo y amplia la flexibilidad que supone su aplicación, el microaprendizaje tiene también su propia didáctica, su propia forma de llevarla a cabo. Por supuesto, no se trata de aplicar recetas sencillas, rápidas y divertidas a la enseñanza y aprendizjae. el microaprendizaje es mucho más y, aunque no tenemos porqué descartar estas facetas tampoco debemos reducirlo a eso solamente. Vamos a avanzar en este tema en al siguiente entrada.

 

Publicado en Competencias, Didáctica, General

Competencias profesionales docentes

 

ronda1

El pasado jueves día 12 de enero estuvimos impartiendo un taller sobre competencias docentes profesionales en el Cep de Ronda en el marco de las Jornadas de formación de la red asesora de Málaga. Miguel Calvillo realizó otro taller sobre evaluación del impacto de la formación. En la siguiente presentación expongo algunas de las ideas que se trataron en esa intervención.

Aunque el tema de las competencias docentes parece que ha vivido mejores épocas, creo que es un aspecto esencial en la necesario transformación del sistema educativo. Ya en el Informe McKinsey de 2008 (conclusiones)  se afirmaba, en una de esas frases realmente contundentes, que “La calidad de un sistema educativo tiene como techo la calidad de sus docentes“. Esta sentencia viene a remarcar la importancia crucial del profesorado en la calidad de sistema pero sobre todo, la necesidad de tener en cuenta la calidad del profesorado como condición sine qua nom para incrementar la calidad del sistema en su conjunto. Esa calidad pasa por  dos vías fundamentalmente: una selección del profesorado creíble y eficaz y una formación permanente de calidad. Pero además, ese progreso del sistema debe pasar, ineludiblemente por el compromiso de los docentes. En otra de las frases que me sirvieron para enmarcar el tema, Linda Darling-Hammond sentenciaba “Lo realmente decisivo para el aprendizaje de los alumnos siguen siendo los compromisos y las competencias de los profesores”. Efectivamente, si queremos que el sistema educativo avance convenientemente pero sobre todo si buscamos que nuestro alumnado aprenda (que es  lo que realmente nos debería preocupar e interesar) debemos incidir en esas dos variables: compromiso y competencia por parte del profesorado. Todas las reformas que se intenten están condenadas al fracaso casi absoluto si no se tienen en cuenta esas variables y sobre ellas deberíamos trabajar.

Con las limitaciones de tiempo que teníamos, tan solo incidimos en los aspectos fundamentales de la temática: definición, componentes, algunas tipologías y trabajamos algunas de los aspectos esenciales de las competencias profesionales. En un artículo que publicaremos en la revista del CEP concretaré algunos de estos aspectos.

Lo importante es la necesidad de hablar de las competencias docentes, conocerlas, definirlas para posibilitar el desarrollo profesional más completo y satisfactorio tanto personal como profesional para nuestros docentes. Se trata de trazar un marco profesional lo más eficaz y eficiente posible para romper ese techo de cristal que nos impide avanzar. Compromiso y competencia, las dos claves de la necesaria transformación del sistema educativo. en esas dos variables deberíamos centrarnos y trabajar.

Seguiremos insistiendo en este tema.