Publicado en General, Geografía, Recursos

Índice de paz global 2017.

La página esglobal.es nos da noticia de un  mapa interactivo en el que se nos presenta el denominado Índice de paz global 2017. Este índice analiza 163 Estados que representan el 99,7% de la población mundial, a través de 23 indicadores tanto cuantitativos como cualitativos. Según se precisa, este Índice mide la paz global teniendo en cuenta tres grandes áreas: el grado de seguridad en la sociedad, el alcance de conflictos domésticos o internacionales y el grado de militarización.

Tal y como se deduce de este índice,  el nivel global de paz se ha deteriorado un 2,14%, con 80 países que han mejorado y 83 que han empeorado. Las causas de este deterioro se pueden encontrar en los conflictos en Oriente Medio,  el incremento del terrorismo y el flujo de refugiados.

A parte de las muertes que provocan estos conflictos, el índice nos marca el fuerte impacto económico que tiene la violencia: en 2016 fue de 14,3 billones de dólares, esto es, el equivalente al 12,6% del PIB o lo que es lo mismo, 1.953 dólares por persona. Los países donde ha habido un coste mayor de la violencia en porcentajes con su PIB son Siria, Irak y Afganistán, con un 67%, 58% y 52% respectivamente.

grafico_costes_def

 

La aplicación nos permite trabajar las diferentes variables y obtener mapas de dichas variables. La interface del mapa está en castellano. Trabajar los motivos de los conflictos, los países más afectados, las causas de esas diferencias, las consecuencias, etc. puede ser muy útil para analizar el comportamiento político tanto de países como de regiones de la Tierra y, con ello, dotar al alumnado de una visión geográfica más amplia y completa de la situación del mundo actual.

paz global1

El documento  (en inglés) completo lo podemos descargar desde este enlace.

Anuncios
Publicado en Didáctica, General, Geografía

¿Por qué la Geografía debería importar más que nunca?

 

proximo oriente

 

Hace unos días leía un artículo del periodista inglés Tim Marshall titulado La clave está en el mapa” (Diario El País, 20/V/2017). El artículo comenzaba con esta frase:

Existen muchos factores que influyen de manera decisiva en las decisiones que toman los dirigentes de cada país. Y el factor más olvidado es la geografía. Tratar de entender los conflictos sin un mapa y una explicación geográfica es casi imposible.

Efectivamente, la Geografía, ciencia madre, ha sido olvidada y, tal y como demuestra en este mismo trabajo la influencia de la misma es crucial para entender los conflictos actuales. Es preciso comprender el mundo tal y como es, no como nos gustaría que fuese, y para ello, el mapa es la herramienta esencial, al igual que conocer la historia o estudiar los datos estadísticos. Este mismo autor escribió un libro hace un par de años verdaderamente impactante: “Prisoners of Geography’, recientemente traducido al español, en el que a través de 10 mapas explica las características fundamentales de la Geopolítica reciente. Para este autor, la Geografía siempre ha condicionado al Hombre, su desarrollo, su política, sus guerras, la vida en general. Hoy, muchos de estos condicionantes han sido solventados por la tecnología, sin duda, pero aún son muy importantes para explicar algunas de las realidades que vivimos en este mundo tan convulso. Para él, la Geografía, o más concretamente, la geopolítica, cobra una gran importancia en la actualidad como factor decisivo para explicar dichas realidades y no sólo las físicas, sino también las humanas, desde la política interior de los países a la economía, la sociedad, el lenguaje o la religión. Esta afirmación constituye, por cierto, uno de los factores por los que la Geopolítica no es del agrado de muchos científicos: niegan que la Geografía pueda condicionar el desarrollo de la vida humana dado que la tecnología es capaz de solucionar muchos de estos condicionantes. pero, tal y como indica el propio autor del articulo citando al especialista en geopolítica Nicholas Spykman, “la geografía no discute; se limita a ser”.

Estemos de acuerdo o no con este autor, lo cierto es que la Geografía no ocupa el lugar que debería en el concierto de las ciencias y, muchos menos, entre las disciplinas escolares. Y, personalmente, creo que la Geografía debería importar hoy más que nunca y tener mucho más peso específico entre las disciplinas escolares.

93048257_gettyimages-602347030
AMEER ALHALBI/GETTY

 

Efectivamente, nuestros alumnos necesitan saber mucha más geografía física pero sobre todo humana como forma de conocer mejor el mundo que les rodea, lo que ocurre en él y por qué. Están creciendo en un mundo globalizado y mucho más complejo de lo que era tan sólo unos años antes y solamente la Geografía puede hacerles comprender parte de esa complejidad. No deberíamos limitarnos a impartir esa Geografía tradicional, pensada para otros momentos y con temarios, en parte, obsoletos. Al alumno le debemos dar las claves para interpretar ese nuevo mundo en el que se inserta, centrarnos en aspectos como la geopolítica, la crisis ecológica, la geografía cultural, aspectos que están viviendo y padeciendo a diario: qué pasa en Siria, por qué existe el terrorismo yijadista, quien está detrás del ataque cibernético, por que se produjo el Brexit, qué pasa con Cataluña, los refugiados políticos y ambientales, …. El mundo cambia a una velocidad de vértigo y la Geografía debería adaptarse a ese ritmo si no quiere quedar como una asignatura más, tediosa y, en ocasiones, poco útil. Y eso depende, sin duda, del profesorado que la imparte.

Publicado en General, Geografía

Mapa mundial de los conflictos en tiempo real.

El número de conflictos no ha parado de aumentar en los últimos años afectando a todos los continentes: Ucrania, Siria, Turquía, Yemen, Sudán del Sur, Corea, Afganistán, Irak, Venezuela, etc.  La cuestión es que las previsiones no van a mejor y las amenazas a la paz global aumentan igualmente. Para aquellos/as que quieran seguir en directo el desarrollo de todos estos conflictos, pueden utilizar una interesante aplicación:  LiveUAMap.com. Esta aplicación, desarrollada en Ucrania, nos permite seguir todos los conflictos existentes en la actualidad en tiempo real a través de un agregador de noticias vía twitter. La aplicación clasifica los conflictos por su origen mediante colores, lo que facilita una cierta comprensión de estos conflictos, si bien esta clasificación es muy peculiar:

  • El rojo representa Rusia, Irán, China, Siria, todas las fuerzas respaldadas por ellos, grupos de extrema derecha y de extrema izquierda, fuerzas antiemigrantes, etc..
  • El azul corresponde con las Fuerzas de la OTAN, la Liga de los países árabes, fuerzas democráticas.
  • El verde son lo diferentes grupos promigraciones, ONG’s, etc.
  • El negro o gris oscuro a los terroristas.
  • El azul oscuro, Turquía.
  • El gris claro corresponde con fenómenos naturales o que no están alineado con ningún sector.

Además, se incluyen algunos imoticones que aclaran más el tipo de conflicto al que se refiere la noticia.  Incluye también una línea del tiempo desde el 2015 con lo que se pueden seguir los diferentes conflictos minuciosamente, día a día.

conflictos en directo_2

Una herramienta de gran interés geográfico.

Publicado en Geografía

¿Quién necesita Geografía?

No suelen ser habituales los artículos sobre Geografía en la prensa cotidiana. En este artículo firmado por Walter Laqueur en La Vanguardia (14/XI/2015), su autor, miembro del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, se pregunta por qué existen tan poco interés por la Geografía en EE.UU. cuando es un término de moda actualmente sobre todo  la Geopolítica. Como indica el autor, “Con más conocimiento de Geografía humana y política, Estados Unidos hubiera evitado costosos errores en Oriente Medio, y la señora Merkel tendría menos problemas de los que hoy tiene“. Interesante aportación necesaria para reactivar el interés por una ciencia que puede aportar mucho en la actualidad.

Fuente: Geoperspectivas.

Publicado en General, Geografía

Los conflictos por el agua. Etiopia, Egipto y el Nilo.

El pasado día 22 de marzo celebrábamos el Día Mundial del Agua que, como indicamos, este año se dedicaba a esa estrecha relación entre Agua y Energía. Pues bien, en estos días no paro de leer noticias acerca del megaproyecto presentado por Etiopia de la construcción de la presa del Gran Renacimiento sobre el Nilo Azul, un proyecto de unos 3.700 millones de euros y que generará 5.000 megavatios de electricidad, lo que cubriría las necesidades de electricidad del país y lo convertiría, además, en exportador de energía. Las obras están previstas que finalicen en 2016.

Como cabría esperar, el proyecto ha levantado una extraordinaria polémica entre sus vecinos, Sudán y Egipto, sobre todo. No hay acuerdos entre estos países. Los únicos acuerdos internacionales que existen en torno al uso y aprovechamiento de las aguas del Nilo datan de 1924 y 1959, establecidos por el Reino Unido y que, claramente, favorecían los derechos de sus dos antiguas posesiones, Egipto y Sudán. En 1999  se creó la denominada Iniciativa de la Cuenca del Nilo (Nile Basin Iniciative), una organización intergubernamental, que integra a todos los países  que forman la cuenca del Nilo y cuyos objetivos son gestionar equitativa y sosteniblemente el desarrollo de los recursos hídricos con el fin de garantizar la seguridad y paz entre los Estados; garantizar la cooperación entre los países ribereños; promover la integración económica; asegurarse de la ejecución de los proyectos hasta su finalización. A pesar de los esfuerzos realizados, de numerosas reuniones y conferencias internacionales, la organización no ha conseguido establecer un tratado definitivo sobre el uso y los derechos de las aguas del Nilo, principalmente, por la oposición de Egipto y Sudán (perderían los derechos que adquirieron en el tratado de 1959).

Pero, además del conflicto económico y político, tenemos que considerar los impactos medioambientales que este proyecto (y los que le pueden suceder hasta un total de 4) pueden ocasionar. El conflicto está servido: Egipto ve peligrar su principal fuente de ingresos (agricultura, energía, transporte y turismo), Sudán se muestra receloso y Etiopia dice que su proyecto no perjudica a sus países vecinos.  Sin embargo, como indicaba Peter H. Gleick  en el artículo “Amarga Agua Dulce: Los conflictos por recursos hídricos” (Revista Ecología Política, Nº 8 (1995) p. 87):

El agua y los sistemas de abastecimiento que son compartidos han estado en la raíz, y han sido medio y causa de guerras. El acceso a suministros de agua compartidos ha llegado a ser interrumpido por razones políticas y militares. Los sistemas de suministro han sido utilizados como instrumento y objetivos bélicos. Las fuentes de provisión han formado parte de las metas del expansionismo militar. Y la desigualdad en el uso del recurso ha sido fuente de fricciones y tensiones internacionales.

Los conflictos entre países por la posesión de tan preciado y escaso recurso son, como añade este autor, más intensos cuando afectan a países en vías de desarrollo, por que atañen a cuestiones cruciales para la supervivencia y son difíciles de suplir o complementar. Todos los países implicados tienen graves problemas de acceso al agua, por lo que el problema puede ir agudizándose conforme Etiopia reduzca los aportes del Nilo Azul al Nilo con la consiguiente merma en los recursos para sus vecinos. Pero, es más, el cambio climático puede aportar otro factor de tensión al conflicto: la reducción de las precipitaciones está causando, también, una disminución de los caudales de los ríos de la región. Finalmente, están los intereses de otras potencias no presentes en el área directamente. Numerosos intereses (muchos de ellos ocultos) pueden desembocar en un incremento de la tensión en la cuenca del Nilo. Las posturas son, a fecha de hoy, irreconciliables. ¿Todo esto puede desembocar en una guerra entre estos países?

Desde el punto de vista didáctico, tenemos un magnífico tema para ser tratado en clase, un proyecto de trabajo con grandes posibilidades, tanto por su perspectiva histórica como geográfica: agua, conflictos por los recursos, subdesarrollo, colonización-descolonización-neocolonización, etc. Muchos frentes que podemos considerar. Toda una propuesta.

Más información:

Y un vídeo de gran interés que resume todo esta polémica.