Publicado en Educación, General, Innovación educativa

Ocho actitudes de un profesor o profesora eficaz

Según el diccionario de la RAE, “eficaz” significa que tiende a la eficacia, esto es, a ser capaz de lograr el efecto esperado o deseado. Cuando hablamos de un profesor o profesora eficaz ¿a qué nos estamos refiriendo?. ¿Cuáles son esos efectos que se espera o desea de ellos y ellas?. John Hattie,  profesor y director del Instituto de Investigación en Educación de la Universidad de Melbourne (Australia) y autor de algunos de los trabajos más influyentes en el mundo de la educación actualmente, recogidos en dos publicaciones “Visible Learning” y “Visible learning for Teachers”  (aún sin traducción al español)  ha investigado a lo largo de más de 15 años, más de 800 metanálisis sobre educación que resumen más de 50000 estudios individuales los factores de mayor impacto en el proceso de enseñanza-aprendizaje. En total, 250 millones de estudiantes participaron en esta investigación sobre el éxito y el aprendizaje. A pesar de lo apabullante de los datos, su estudio ha sido objeto de numerosas críticas por los errores cometidos, tanto en el tratamiento estadístico de las cifras como en el análisis de las mismas.

Hattie estableció unos 138 factores de influencia en este proceso agrupados en 6 esferas de intervención (alumnado, profesorado, familias, programas, centros escolares y enfoques pedagógicos). Se pueden seguir, de manera interactiva, en este enlace. En la siguiente gráfica se resume los principales factores de influencia en francés. Los factores que tienen un coeficiente de efectividad o eficacia superior a 0,4 tiene un impacto positivo.

Estos factores estudiados nos podrían servir para repensar algunos de los planteamientos que manejamos habitualmente sobre lo que influye más o menos en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Pero lo que nos interesa en este momento es remarcar algunos de los aspectos que Hattie considera esenciales y que recoge en el segundo libro señalado, para incrementar la eficacia del profesorado, es decir, que son imprescindibles para aumentar el impacto de su labor en el éxito del alumnado. Este autor establece 8 actitudes que debe reunir un profesor eficaz. En este vídeo se resumen gráficamente:

Traducidos (un poco libremente) al español, serían:

1º Considerar que su principal tarea es evaluar el impacto de su enseñanza sobre el aprendizaje de los alumnos.
2º Creer que el éxito o el fracaso en el aprendizaje del alumno depende de lo que hicieron o no hicieron. Considerarse un agente de cambio educativo.
3º Hablar más sobre aprendizaje que sobre enseñanza.
4º Percibir la evaluación como la medida de su impacto en los alumnos.
5º Enseñar a travé de la interacción, el diálogo con los alumnos/as y no sólo como un monólogo.
6º Disfrutar con los retos y querer siempre dar lo menor de uno mismo.
7º Considerar que crear relaciones positivas con los alumnos y el resto del personal docente forma parte de su rol profesional.
8º Tener una visión y un lenguaje común y compartido sobre el aprendizaje.

A pesar de las críticas y errores que haya podido cometer, así como de las objeciones que podamos establecer a esta enumeración de factores de impacto, este estudio si nos puede servir para tener una aproximación a los factores que más influyen en el impacto positivo de nuestra labor docente y, en consecuencia, y como indicaremos en otra entrada, poder definir algunas pautas de intervención en el aula.

Anuncios
Publicado en Educación, General, Opinión, Recursos

Comenzando un nuevo curso.

EL PROFE QUE VA A LA GUERRA

Comenzamos un nuevo curso y, como siempre se dice, con mucho ánimo, ilusión, ganas de trabajar, de innovar, de experimentar, de enseñar y de aprender de  nuestros alumnos/as. Algo así como el profe de la viñeta de arriba.

Para hacer algo más metódicos, agradables e interesantes, esos primeros días de clase, nuestra compañera Ana Basterra, nos ofrece una selección de recursos y materiales que, desde aquí, recomiendo.

Las transiciones hay que saber hacerlas y esos primeros momentos de clase son de una importancia crucial, mucho más de lo que creemos o consideramos. De ahí que incidamos en esas actividades que se proponen, en las evaluaciones iniciales y, en general, en un mejor conocimiento del alumnado con el que vamos a compartir muchas horas de clase.

Leyendo algunas referencias al respecto, me encuentro con un artículo de la página francesa sobre actualidad pedagógica “Le café pédagogique” que presenta un dossier sobre la vuelta a clase muy interesante. En uno de los trabajos presentados, titulado “Rentrée : Les 10 commandements du prof stagiaire” (“Vuelta a clase: los diez mandamientos del profesor en prácticas“), firmado por Jean-Pierre Meyniac, se recogen diez consejos destinados al profesor/a en prácticas, aunque, cuando se lean, puede verse que son aplicables a todos/as, seamos o no profesores noveles. Son extremadamente simples, pero me han parecido de sentido común, que a veces, es el menos común de los sentidos. Los he traducido (de manera algo libre) aunque creo que no se altera el sentido original:

  1. Sé tu mismo, apóyate en tus “puntos fuertes, conoce tus “puntos débiles”.
  2. Comparte: Estás solo en tu clase pero no fuera de ella.
  3. Aplícate y haz aplicar las “reglas” escolares: pasar lista, retrasos, ausencias, etc. Para ello es preciso conocer las normas (el reglamento de funcionamiento interno) de tu centro.
  4.  Diversifica los enfoques, los métodos pedagógicos y evita la rutina.
  5. Enseñar es hacer elecciones: hazlas de manera razonable y asúmelas.
  6. No olvides a los alumnos/as e interactúa con ellos/as: establecer consignas, gestionar los errores, distribuir y regular la palabra, observar, moverse, … son aspectos fundamentales en las clases.
  7.  Analiza tus prácticas y abre tu clase a un “ojo” externo: tu tutor (si estás en prácticas), pero también tus iguales, tus colegas, …
  8. Actúa rápidamente: si experimentas algunas dificultades no olvides que las imágenes y las representaciones mentales se crean muy rápido.
  9. No te quedes solo/a ante las dificultades: encuentra interlocutores (colegas, asesores, etc.)
  10. No descuides la didáctica ni la pedagogía y ne dudes en leer.

Seguramente, todos y todas podremos hacer otro decálogo al estilo, incluyendo aspectos que no aparecen en este (creatividad, innovación, motivación, relaciones interpersonales, etc.). Es una buena práctica elaborar uno de estos decálogos para nuestro uso personal pero más importante, quizás, sería aplicarlo y mantenerlo.