Publicado en Educación, General, Opinión

Educación Subversiva: Leonardo Garnier.

Que hay otras formas de ver la educación diferentes a la predominante actualmente, es innegable y motivo de satisfacción e incluso esperanza. Una educación que no olvide que su papel fundamental es “permitirnos llegar a ser quienes queremos ser“. Este es el planteamiento de Leonardo Garnier, Ministro de Educación Pública de Costa Rica.  Me gustaría recomendar una conferencia suya en TED sobre la “Educación subversiva” (“la educación o es subversiva o no es educación“) en la que define su concepto de educación y nos habla, entre otras cosas, del Proyecto “Ética, Estética y ciudadanía“, de gran interés en un momento de “recogida de velas” en nuestro país en cuestiones de educación para la ciudadanía.

Su web: http://leonardogarnier.com/

Añado también otra conferencia que impartió en la Cumbre de líderes en Acción por la Educación en 2010.

 

Publicado en Educación, General

Ciudadanía y globalización

En un momento crítico como el que estamos atravesando, no sólo económica sino también social, cultural e ideológicamente, conviene reflexionar sobre lo que nos viene encima y, sobre todo, lo que nos puede acontecer en un futuro no muy lejano. Con un Estado del Bienestar en progresivo (y acelerado) desmantelamiento, con unos servicios públicos desacreditados por los nuevos dirigentes neoconservadores, una ciudadanía anestesiada por el sistema, nos tenemos que plantear cuál es el futuro de conceptos que hasta hace bien poco eran intocables, casi reverenciados y que hoy no sólo están puestos en entredicho sino que son vistos con desprecio por gran parte de la nueva élite intelectualidad.

Son conceptos los de ciudadanía y globalización que están siendo revisados “a la baja” y aquellas esperanzas en un mundo globalizado, en el sentido amplio del término, con una ciudadanía participativa, con plenos derechos, con acceso a cada vez más servicios, que se planteaba en décadas pasadas, hoy están cuestionados y sufren un proceso de vaciado de contenido cuanto menos preocupante. Ciudadanía y Globalización

Es por ello por que me gustaría recomendar la lectura de un trabajo editado en 2009 por la “Fundación Esplai” dentro de la colección Documentos para el Debate titulado “Ciudadanía y globalización. Una reflexión desde el Tercer Sector“, en el que se hace un estudio profundo sobre los conceptos de ciudadanía y globalización, la realidad actual y se define el concepto de lo que debería ser la ciudadanía global, una ciudadanía con múltiples identidades, que valore lo global pero sin renunciar a lo local, que aprenda a vivir mejor con menos, con un concepto de la austeridad compartida (no la que se nos impone actualmente desde el Gobierno de España, que es más bien una austeridad para los de siempre), con una mayor preocupación por los problemas de la comunidad además de por los propios, etc. En este sentido se aboga por impulsar una completa “Educación para la ciudadanía“, no la que nos promete-impone el nuevo ministro-contertulio.

En definitiva, un interesante documento de trabajo para la reflexión en un momento de crisis y depresión.

Termino con una cita extraída de la introducción al texto:

Hoy no es posible concebir la ciudadanía y la convivencia sin este marco global. Probablemente, no es ni tan siquiera imaginable la posibilidad de ejercitar una ciudadanía completa sin concebir que formamos parte de un espacio planetario que comparte valores, reglas y normas que nos afectan a todos, más allá de nuestro espacio cercano y local, de nuestro entorno cultural y lingüístico, de nuestra identidad histórica, religiosa, ideológica o nacional. Lo que ocurre en un lugar de la Tierra afecta cada vez más al resto.

 

Descarga directa del documento: http://fundacionesplai.org/pdf/Ciudadania_y_globalizacion_L_Esplai.pdf

Publicado en Educación, General, Opinión

Sobre Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos.

Alumnos en una clase de Educación para la Ciudadanía, en 2009 en Valencia. | J. Cuéllar. Fuente: Diario El Mundo.:

Hace unos días el ministro de Educación Juan Ignacio Wert, anteriormente sociólogo, empresario y afamado contertulio, anunció la supresión de la asignatura de “Educación para la ciudadanía y los derechos humanos” para regocijo de todas esas organizaciones (FAES, CONCAPA, Foro de la familia, Libertad Digital, Conferencia episcopal, etc…) que tanto habían pedido y luchado por su supresión. Los argumentos esgrimidos para tal desatino son verdaderamente insostenibles: se habla de adoctrinamiento (según el diccionario de la RAE “Instruir a alguien en el conocimiento o enseñanza de una doctrina e inculcarle determinadas ideas o creencias“), que era una asignatura sectaria, que introducía un relativismo moral intolerable (para ellos), que defendía el aborto, los matrimonios homosexuales o que iba “más allá de lo que debería corresponder a una verdadera formación cívica conforme a las directrices formuladas por el Consejo de Europa” (parece olvidar el señor Ministro que desde 1997, el Consejo de Europa recomienda impartir esta asignatura  y consideraba que debía ser “un objetivo prioritario de la política educativa, con reformas pertinentes en todos los niveles”, llegando a declarar el año 2005 “Año europeo de la ciudadanía a través de la Educación“). Después de mucha polémica, objeciones a la asignatura, recursos a los más altos tribunales, etc. el gobierno socialista edulcoró y “suavizó” su contenido, permitió que cada centro la impartiera donde y como quisiera e incluso hubo asociaciones, como la FERE, la patronal de los colegios religiosos, que llevaron a pactar con el anterior gobierno los contenidos de la asignatura. Pero no todos estaban por la labor ni los sectores más trentinos de la Iglesia Católica y el PP iban a perdonar el tema. ¿Qué es lo que realmente les molesta de Educación para la ciudadanía?. Indudablemente dos cuestiones fundamentalmente. En primer lugar, el que desde esta asignatura se hable de otros modelos de familia, de relaciones sociales, de imponer una educación sexual encubierta,  de introducir una moralidad diferente a la que ellos predican (que, en ocasiones, ni practican) pero que supone una intolerable intromisión en lo que ellos consideran la Verdad. Por que el resto del temario no creo que les suponga un especial problema (o si, no sé, hablar de derechos humanos, de valores universales, de constitucionalismo, etc.). Pero, en segundo lugar, y incluso teniendo en cuenta su (falso) argumento de “adoctrinamiento” , ¿de qué se quejan?, ¿de haber perdido el monopolio del adoctrinamiento ejercido a través de la “intocable” asignatura de religión que ni los sucesivos gobiernos socialistas han conseguido estirpar de las aulas?.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert (EFE).

La nueva asignatura, denominada “Educación Cívica y Constitucional” eliminará esas cuestiones “controvertidas y susceptibles de adoctrinamiento ideológico”, esto, “se suprimirá todo lo que no tenga que ver con el conocimiento de la Constitución y sus valores y las instituciones de cualquier sociedad democrática y de la Unión Europea” (Diario El País, 31/01/2012) y se anulará todo el bloque que en Secundaria habla de las relaciones interpersonales y humanas. Esto no es adoctrinar, lo anterior si era.

Lo que realmente debe preocuparnos es que la sustitución de una asignatura por otra, por imposición, sin diálogo, sin negociación, manifiesta otra vez la incapacidad de los políticos de este país por llegar a un pacto sobre educación que mire al futuro y a las necesidades reales del país, que tenga la vista puesta más allá de los 3-4 años de gobierno y que vele realmente por un entendimiento efectivo que haga posible un sistema educativo válido para todos, sostenible en el tiempo y que no esté albur de espurios intereses partidistas. Pero, algunos pensaran que para esto no se ganó una guerra.