Publicado en Didáctica, Ecología, General, Geografía

Día Mundial de la Educación Ambiental

Como cada 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental. El objetivo de esta efemérides es sensibilizar y concienciar a la población sobre la relación de interdependencia con su entorno y la problemática ambiental global y, al mismo tiempo, para que participen y adopten medidas para la conservación del medio ambiente. La educación, en este sentido de concienciación, es fundamental. Es realmente nuestra obligación, como docentes, transmitir el interés por el medio ambiente, la necesidad de su conservación y mejora. A través de la Educación podemos desarrollar actitudes y hábitos tendentes al cuidado de los recursos y a un modo de vida mucho más sostenible y responsable.

El esfuerzo que se hace desde este ámbito educativo es importante pero no suficiente. la educación llega hasta donde puede. El esto tiene que ser labor de todos y todas, familias, administraciones, empresas, etc.

En este sentido, me gustaría destacar la labor que se está haciendo desde el programa de educación ambiental ALDEA, tanto en su modalidad de Ecoescuelas como el de los diferentes subprogramas de la modalidad Aldea B.

Cada vez son más los centros educativos que se van sumando a esta iniciativa y, sin duda, en nuestras manos está seguir incrementando la participación activa de centros y alumnos/as en esta labor colectiva de extensión de la conciencia ambiental en todos los ámbitos de nuestra vida, comenzando por el básico, el escolar. No obstante, queda mucho camino por recorrer y mucho esfuerzo por realizar. Tal y como se dijo en la Declaración de la Conferencia de las naciones Unidas sobre el Medo Humano (Estocolmo, 1972):

Hemos llegado a un momento de la historia en que debemos orientar nuestros actos en todo el mundo atendiendo con mayor cuidado a las consecuencias que puedan tener para el medio. Por ignorancia o indiferencia podemos causar daños inmensos o irreparables al medio terráqueo del que dependen nuestra vida y nuestro bienestar. Por el contrario, con un conocimiento más profundo y una acción más prudente, podemos conseguir para nosotros y para nuestra posteridad unas condiciones de vida mejores en un medio más en consonancia con las necesidades y aspiraciones del hombre.

El retos es enorme. El presente no parece muy positivo. Los daños que se están causando a la tierra tienen visos de ser irremediables. De todos depende que podamos conservar el medio ambiente para las generaciones futuras.

Recomiendo un recurso que puede ser muy útil. Se trata del Manual de educación para la sostenibilidad (Centro Unesco Euskal Herria, 2009). Es un material muy interesante que nos puede servir para tratar en clase diferentes asepctos de esta problemática.

Otras direcciones de interés:

Publicado en Didáctica, Ecología, Educación, General, Geografía

Día Mundial de la Educación Ambiental.

Hoy, 26 de Enero, se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental. Es esta una de las primeras efémerides del año que tienen como objetivo la concienciación sobre los problemas medioambientales del Planeta. En unos momentos de crisis, no sólo económica, sino social y medioambiental, sería prácticamente innecesario recordarnos la necesidad de tratar estos temas en nuestras aulas. Debería estar presente continuamente como aspecto transversal de nuestro curriculum, o al menos, así se consideraba. Ya en la Declaración de Estocolmo de 1972, se establecía, como principio fundamental, que “Es indispensable una labor de educación en cuestiones ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos y que presente la debida atención al sector de población menos privilegiado, para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medio en toda su dimensión humana”. Las posteriores conferencias internacionales (Belgrado, 1975; Tbilisi, 1977; Río de Janeiro 1992, Cumbre de la Tierra; Guadalajara 1997, II Congreso Iberoamericano de Educación Ambienta) vendrían a corroborar la importancia de la educación para:

  • Favorecer el conocimiento de los problemas ambientales, tanto locales como globales.
  • Capacitar a las personas para analizar de forma critica la información ambiental.
  • Facilitar la comprensión de los procesos ambientales en conexión con los sociales, económicos y culturales.
  • Favorecer la adquisición de nuevos valores pro ambientales y fomentar actitudes críticas y constructivas.
  • Apoyar el desarrollo de una ética que promueva la protección del medio ambiente desde una perspectiva de equidad y solidaridad.
  • Capacitar a las personas en el análisis de los conflictos socio ambientales, en el debate de alternativas y en la toma de decisiones para su resolución.
  • Fomentar la participación activa de la sociedad en los asuntos colectivos, potenciando la responsabilidad compartida hacia el entorno.

Por ello, y aunque sea de forma puntual, debemos tener en cuenta esta “celebración”, y realizar algún tipo de actividad especial para reforzar lo que tendría que ser una referencia permanente en nuestra labor de clase.

En este sentido, desde Greenpeace, por ejemplo, se nos propone trabajar este tema a partir del estudio de los océanos, al fin y al cabo,  La vida empezó en el agua, y la mayor parte del agua en la Tierra conforma los océanos.

Más información en: