Publicado en CEP, Competencias, General

Competencias en el CEP de Córdoba.

El CEP de Córdoba tiene ya su página dedicada a las competencias, “Educar en competencias. La tarea, coordinada por nuestro compañero Miguel Calvillo, pretende aportar claridad y orden al prolijo aunque disperso panorama competencial. En la página  se recopilan materiales estructurados por aparatados tales como concepto, programación en competencias, metodología, evaluación, bibliografía, una cuidada selección de enlaces, experiencias, etc. Presenta, igualmente, un blog de novedades, un buscador interno, RSS y formulario de contacto para enviar aportaciones.

En definitiva, un serio intento por aportar luz a este complejo mundo de las competencias.

 

 

 

Anuncios
Publicado en Competencias, Didáctica, Revistas Educativas

Programar y evaluar competencias.

La Revista “Aula” dedica su número 180 del mes de marzo a las competencias básicas, concretamente a programar y evaluar en competencias. au180fEste es el primero de una serie en la que se pretende ofrecer reflexiones, propuestas y experiencias sobre cada una de las competencias básicas. El coordinador de este monográfico, Antoni Zabala, director del Instituto de Recursos e Investigación para la Formación, plantea en la introducción, lo beneficioso que puede ser este cambio metodológico si se cumplen dos requisitos fundamentales:

  1. Que la selección de las competencias esté ligada a la formación en todos los ámbitos y no sólo a los de orden académico o profesional; y
  2. Que la Administración ofrezca y garantice los medios y el tiempo necesarios para que el profesorado pueda llevar a cabo el reto que supone este cambio.

El segundo condicionante es, en mi opinión, fundamental: el tiempo es necesario para que el conjunto de cambios metodológicos, didácticos, etc., puedan ser asumidos por un profesorado al que no se le ha hecho partícipe de este cambio.

Además, debemos de resolver aún el problema de la, denominada por Zabala, bicefalia curricular: seguimos manteniendo dos referentes para la toma de decisiones en el centro y en aula: los objetivos de etapa, por un lado, y las competencias básicas, por otro. Interesante planteamiento.

Los artículos que aparecen en este monográfico son:

  1. Raúl Manzano: “Las competencias, hacia la práctica educativa”.
  2. Mario Serrano: “El proceso de derivación de las competencias básicas en los centros docentes”.
  3. Antoni Zabala: “Desarrollo curricular de las competencias básicas. El ámbito común o de tutoría”.
  4. Alba Ambròs: “La programación de unidadesde didácticas por competencias”.
  5. Laia Arnau: “La complejidad de la evaluación de competencias”.

Sin duda, un acierto este monográfico.

Publicado en Competencias, Jornadas, Opinión

Encuentro Regional para el intercambio de buenas prácticas de asesoramiento en Competencias Básicas.

competenciasEl pasado día 30 de octubre tuvo lugar en el CEP de Córdoba y por iniciativa del mismo, un encuentro regional de todos los CEP’s de Andalucía con la finalidad de conocer las experiencias en asesoramiento que se están realizando en la actualidad. A pesar de lo denso del programa, creo que se pueden extraer algunas conclusiones de dicha jornada.

En primer lugar, como experiencia, creo que es positiva y debía extenderse a otros ámbitos para dar una imagen global de la formación en Andalucía. Prácticamente, no se sabe lo que se hace en otros CEP’s en temáticas en las que, considero, deberíamos tener unas líneas más o menos comunes de actuación que no dependieran tanto de las iniciativas particulares de los/as asesores/as y sí de unas directrices-marco que se dictaran desde Sevilla, sin que esto significara limitar dichas iniciativas (que las hay y muy buenas) ni vulnerar el principio de autonomía de los centros. En este aspecto este encuentro hay que considerarlo muy interesante.

En segundo lugar, el que surga de una iniciativa de un CEP denota una cierta falta de liderazgo por parte de la Consejería de Educación. En un tema en el que debía ser prioritaria la existencia de unas directrices de referencia comunes para toda Andalucía, tal y como ocurre en otras comunidades (Asturias, Castilla-La Mancha, Cantabria, etc. tienen un material de gran valor, aunque, cada uno vaya “por libre“), es verdaderamente significativo.

En tercer lugar, pudimos apreciar la variedad de modalidades formativas puestas en prácticas en los CEP’s de Andalucía, desde itinerarios formativos a formación de equipos directivos, formación en centros, grupos de trabajo, cursos presenciales, etc. En algunas ocasiones nos estamos basando en el trabajo realizado por grupos de investigación ya muy consolidados como el Proyecto Atlántida, el grupo ICOBAE, etc. que parten de la universidad, que tienen muy buenos materiales, pero, en mi opinión, no terminan de “aterrizar” en la realidad de las aulas de Primaria y Secundaria.

En cuarto lugar, se pudo comprobar la enorme cantidad de material que está a disposición del profesorado en sus correspondientes plataformas virtuales. Los CEP’s han ido recopilando todo el material que existe en la red, el proporcionado por los ponentes que han trabajado con ellos, el suministrado por todas las instituciones educativas, el creado por ellos mismos, etc. Prácticamente existen en todos, Córdoba, Priego-Montilla, Marbella, Sierra de Cádiz, Almería, etc. Ahora bien ¿es preciso tener tanta documentación, informes, presentaciones, etc.? ¿No crea, tanta información que en algunos casos no van en una misma línea, desinformación? ¿No sería mejor “hacer una criba” de dichos materiales?

En quinto lugar, aunque algunos CEP’s no lo dijeran (sus razones tendrán), otros destacaron el poco “entusiasmo” (dicho eufemísticamente) que el planteamiento de las competencias ha provocado en los Centros educativos. ¿Cuáles son las causas de tan poca aceptación?. ¿No se habrá explicado acertadamente en que consiste este enfoque? ¿No se habrá articulado una adecuada formación para que el profesorado acepte lo que de cambio metodológico supone el trabajo por competencias? ¿No se habrá concienciado sufientemente a las direcciones de los centros sobre la necesidad de que tomen la iniciativa en la adopción de este cambio superando la pura versión “funcionarial” que supone rellenar cuestionarios, anexos IV, etc.? ¿No se habrán aportado adecuadas ejemplificaciones, materiales de apoyo, buenos ponentes, etc.? ¿No será que el profesorado no ve el enfoque por competencias como algo prioritario en su labor docente, e, incluso, se aprecie como una sobrecarga de trabajo más, en vez de un replanteamiento de su metodología o, incluso, como algo que va en contra de lo que se ha hecho “toda la vida”? ¿Será que se ve como una moda pasajera, un resfriado de verano que, esperemos, pase pronto?. Y los/las asesores/as y la Inspección ¿estaremos suficientemente preparados y/o motivados para realizar nuestra función en este proceso?. Las respuestas a estas preguntas (y a otras que se pueden hacer) serán diversas y variadas, dependiendo de la orilla en la que nos situemos, pero, sin duda, tendremos que buscarlas.

Desde el CEP de Córdoba se ha optado por una formación en zonas (utilizando las demarcaciones de la inspección educativa). Se han ofertado 8 cursos, con cuatro sesiones. La modalidad formativa viene explicada bastante bien en la siguiente presentación, realizada por Pilar Torres para este encuentro. Comentaremos el resultado de los mismos.

Publicado en Competencias, Didáctica, Geografía, Historia

La Competencia Digital y las Ciencias Sociales (III).

Para responder a la pregunta que dejamos en el apunte anterior, esto es, ¿cómo integrar la competencia digital en el curriculum del ámbito?, debemos de partir de un premisa fundamental: todas las posibilidades que hemos indicado que pueden aportar las TIC’s se quedarían en prácticamente nada sin un sólido planteamiento didáctico y sin una adecuada integración en el curriculum de las diferentes asignaturas y en las programaciones de aula. Si se analizasen adecuadamente el impacto de las TIC’s en nuestras aulas, y de manera específica, en nuestro ámbito de las Ciencias Sociales, veríamos como, en general, dicha introducción no ha supuesto un cambio realmente significativo en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Para que esa integración surta los efectos oportunos, creemos que la actitud y la formación del profesorado son decisivas.

La actitud favorable al uso de las TIC’s, debía, como el valor en los toreros, darse por sentada. Es una respuesta personal que todo profesional interesado en la innovación debía tener asumido.Pero, por otro lado, somos de la opinión que un conocimiento más intenso de estas herramientas servirá como elemento motivador del profesorado.

La formación debe dotar al docente de las competencias necesarias para manejar los medios técnicos disponibles en nuestros centros pero, además, debe dotarlo del bagaje preciso sobre el uso didáctico de tales medios. Se trata, por lo tanto, de conocer las TIC’s pero también conocer sus posibilidades didácticas para desarrollar metodologías más activas, más participativas, que atiendan a la diversidad, etc.

Centrándonos en la integración de las TIC’s en el curriculum y siguiendo al profesor Pere Marquès (“Factores a considerar para una buena integración de las TIC en los centros”, 2001, revisión de 2004) creemos que esta se realiza a tres niveles:

  • Alfabetización en TIC: hace referencia al conjunto de conocimientos teóricos, prácticos y actitudinales relacionados con el aprendizaje del uso de los ordenadores, de los programas de uso general, herramientas de comunicación, etc.
  • Aplicaciones específicas en cada materia, bien como fuente de información y documentación (base de datos) o con el uso de programas específicos, páginas web de interés para el ámbito, etc.
  • Aprovechamiento didáctico de los recursos educativos que proporcionan las TIC para facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje de cada asignatura. Es, tal vez, la más interesante aunque requiere un nivel de dominio más elevado. Se refiere al uso de programas constructores de actividades, tipo jclic, Hot Potatoes, Neobook, etc, o a la creación de sitios web de interés docentes (tipo blogs, wiki, herramientas web 2.0).

Teniendo en cuenta lo anterior, la integración de las TIC’s en las asignaturas del ámbito de las Ciencias Sociales se podría realizar de tres formas:

  1. Puntualmente, en aquellos temas en los que el uso de las TIC’s pudiera ser relevante. Por ejemplo, desde el uso de la hoja de cálculo para la elaboración de un climograma,a la elaboración de un power point en Arte o una webquest en Historia (ejemplo). (Ver también este enlace Aulatic)
  2. Sistemáticamente, considerando las aportaciones de las TIC’s para cada tema, sus aplicaciones, recursos didácticos disponibles, etc. Ejemplo: El Paisaje en Geografía.
  3. De manera sistemática e instrumental para el estudio de cada tema. Este sería el caso más complejo puesto que supone el desarrollar cada tema mediante el uso de las TIC. Esta forma de integración supondría, según Marquès, trabajar a partir de actividades (y proyectos) que consideren el uso de estos recursos y el aprovechamiento de las demás funcionalidades que aportan las nuevas tecnologías (instrumento para la busca y proceso de la información, canal de comunicación, entorno social de relación…). Este sería el paso definitivo para adquirir la competencia digital.

En definitiva, creemos que el éxito de la integración de las TIC’s en el curriculum y, por extensión práctica, en nuestro ámbito, dependerá, no sólo de aspectos materiales (dotación de los centros), sino de una serie de factores organizativos, actitudinales y formativos del profesorado. Pero, sin duda, sólo a partir del convencimiento del profesorado sobre interés (y la utilidad) de estas nuevas tecnologías se podrá avanzar en el cambio pedagógico que precisamos de cara a realizar un tipo de aprendizaje más creativo y útil.

Publicado en Competencias, Didáctica, Geografía, Historia

La Competencia Digital y las Ciencias Sociales (II).

La cuestión fundamental que nos tenemos que plantear a la hora de trabajar la competencia digital, y en general, todas las competencias, es cómo integrarla en el curriculum. La clave está, precisamente, en ese verbo: integrar. No se trata solamente de añadir, a nuestras habituales programaciones , un apartado más titulado “competencias”. Trabajar en competencias puede suponer una manera diferente, distinta de trabajar en clase (lo cual no quiere decir que lo hecho hasta ahora haya estado mal, ni mucho menos). Se trata de una nueva orientación que supone nuevas necesidades (formativas y actitudinales) tanto del profesorado y como del alumnado. En este nuevo enfoque, la función del docente cambia: el profesorado debe propiciar la construcción de conocimiento, la reflexión crítica, la integración de los saberes, etc. Las TIC’s pueden favorecer esta nueva forma de aprendizaje pero, para ello, no deben convertirse en un mero refuerzo de contenidos, sino que debe servir para desarrollar nuevos tipos de aprendizajes. dicho de otra forma, las TIC’s en general, y en Ciencias Sociales en particular, deben conducirnos a un modelo de aprendizaje en el que los alumnos y las alumnas adquieran una serie de capacidades, valores y destrezas sin olvidar los contenidos. Según el documento editado por Educastur y titulado “Competencias en Ciencias Sociales, Geografía e Historia” (página 25), la aplicación de la competencia digital en el Área supondría el desarrollo de las siguientes destrezas, habilidades, actitudes:

– Destrezas relativas a la obtención y comprensión de información.
– Búsqueda, obtención y tratamiento de información procedente de la observación directa e indirecta de la realidad.
– Búsqueda, obtención y tratamiento de información procedente de fuentes escritas, gráficas, audiovisuales, tanto si utilizan como soporte el papel como si han sido obtenidas mediante las tecnologías de la información y la comunicación.
– Establecimiento de criterios objetivos y pertinentes para la selección de la información proporcionada por diversas fuentes.
– Distinción entre los aspectos relevantes de la información y los que no lo son.
– Relación y comparación de fuentes de información.
– Integración y análisis de la información de forma crítica.
– Conocimiento e interpretación de lenguajes icónicos, simbólicos y de representación (en especial el lenguaje cartográfico y de la imagen).

Así pues, el desarrollo y aplicación de la competencia digital, desarrollada a través de las TIC’s y teniendo en cuenta las tres dimensiones que establecíamos en el primer post, puede suponer un cambio fundamental en la enseñanza y aprendizaje en nuestro ámbito. Sobre las aportaciones de las TIC’s en nuestro ámbito, podemos señalar el trabajo coordinado por María Isabel Vera Muñoz y David Pérez i Pérez titulado Formación de la ciudadanía: las TICs y los nuevos problemas (2004, Edita Asociación Universitaria de Profesores de Didáctica de las Ciencias Sociales).

No obstante, debemos tener en cuenta la propia complejidad interna del ámbito, esto es, las diversas disciplinas que componen las Ciencias Sociales, cada una con un corpus de conocimientos y procedimientos propios y talante específico de cara a la introducción de las TIC’s. Pero también hay que considerar la denominada alfabetización digital del profesorado: estamos hablando de diferentes niveles de dominio de la competencia digital pero también de distintas actitudes frente a las TIC’s. En este sentido se hace precisa una adecuada formación que aporte el necesario dominio de estas herramientas y que, lo que es más importante, haga cambiar de actitud a los que aún se muestran reacios al uso de las TIC’s en nuestras clases.

Ahora bien, legado este momento, la cuestión clave es ¿cómo integrar la competencia digital en el curriculum del ámbito?. Seguiremos. Mientras tanto, se puede ver el siguiente power point que introduce algunas cuestiones de interés.