Publicado en Didáctica, Geografía, Historia, Jornadas

Programa de las XII Jornadas de Ciencias Sociales

Presentamos el programa de las XII Jornadas de Intercambio de Experiencias en CCSS en el CEP de Córdoba. Un magnífico elenco de profesionales que han querido contribuir a mantener el espíritu de estas jornadas esperando que la XIII pueda realizarse presencialmente. Echamos de menos algunos de los compñaeros y compañeras que, por motivos de trabajo, no han podido intervenir aunque si estarán como asistentes. Abrimos la inscripción para que el que quiera asistir a esta edición lo pueda hacer sin problemas.

Publicado en Educación, Geografía, Historia, Opinión

Manifiesto en defensa de las Ciencias Sociales

Imagen; Pixabay

En el reciente VI Encuentro de Docentes de Ciencias Sociales celebrado en Valencia del 28 de febrero al 1 de marzo de 2020 se realizó un manifiesto en defensa de una educación democrática y para denunciar la continua manipulación de la historia. Me gustaría hacerme eco de esta necesaria iniciativa, promovida por nuestro compañero Manuel Jeśus Fernández Naranjo, por lo que incluye en este blog dicho manifiesto al que me he adherido sin ninguna duda. El manifiesto es el siguiente:

Ante la frecuente manipulación de la historia y los frecuentes discursos de odio que fomentan el miedo y la intolerancia entre la población, los docentes del VI Encuentro de Ciencias Sociales reunidos en Valencia quieren manifestar lo siguiente:

– La Historia, la Geografía o el Arte son disciplinas científicas puesto que tienen un método y un objeto de investigación muy definidos y son fundamentales para entender el mundo que nos rodea.

– Las Ciencias Sociales en concreto y las Humanidades en general son fundamentales en el proceso formativo de la ciudadanía porque permiten que tenga criterio propio, espíritu crítico y que no se deje manipular ni engañar por quienes lo intentan cada vez con más frecuencia.

– Las Ciencias Sociales permiten conocer datos, hechos y fenómenos sociales que ayudan a comprender la importancia de los derechos y valores cívicos y fenómenos como la sostenibilidad, el cambio climático, la inmigración, el auge de los nacionalismos y los fascismos, la diversidad social o los diferentes intereses económicos de los distintos grupos sociales. Y, por todo ello, nos declaramos completamente contrarios a esa aberración educativa llamada pin parental.

– La condición de ciencia analítica del comportamiento humano y social de las ciencias sociales hace posible y necesario que sus conclusiones puedan ser debatidas y que se puedan plantear diferentes opiniones, pero eso nunca puede implicar que se manipulen o se intenten olvidar interesadamente en beneficio de unos intereses políticos.

– Las Ciencias Sociales, por lo tanto, son fundamentales para fomentar la tolerancia y el conocimiento frente a los cada vez más frecuentes discursos del odio y del miedo, que además se dan en una sociedad digital donde el acceso a la información y a la desinformación es mucho más fácil e irreflexivo.

Por todo lo anterior creemos que, como docentes de ciencias sociales, debemos:

  • En primer lugar, tomar postura frente a la intolerancia, el odio, la xenofobia y el racismo que tienen cada vez más manifestaciones en nuestra sociedad
  • En segundo lugar, declarar la necesidad de conocer nuestro pasado para comprender nuestro presente y no volver a repetir errores nefastos en nuestro futuro
  • En tercer lugar, seguir fomentando el espíritu crítico y la tolerancia entre nuestro alumnado para conseguir una sociedad donde la libertad y la igualdad de derechos sean los principios claves de la convivencia.
  • Y en último lugar, que el análisis y explicación de la historia y los fenómenos humanos y sociales se nos deje a los expertos para evitar más manipulaciones y mentiras.

Si se desea adherirse a este manifiesto, se puede firmar en este enlace.

Se necesitan iniciativas de este tipo que, por un lado, pongan en valor la importancia de las Ciencias Sociales, a menudo atacadas desde diversos frentes con argumentos absurdos, cuando no malintencionados, así como por la frecuente manipulación o abuso que de ellas se hacen desde diversas instancias, incluso, profesionales. Por ello cualquier acción encaminada a defender el merecido y necesario lugar de las Ciencias Sociales en el concierto de las Ciencias en general será siempre bienvenida. Recordemos la importancia de las Ciencias Sociales y las Humanidades en la transmisión del saber humano y en progreso de la civilización. Aunque desde las instancias políticas y académicas se tienda a fomentar las ciencia experimentales, la tecnología o las nuevas formas de transmisión del conocimiento y de la información, esto no debe suponer una merma para el desarrollo de las disciplinas humanísticas.

Publicado en Educación, Geografía, Historia

Las Ciencia Sociales importan

Imagen: Pixabay

El último número de la revista Enseñanza de las Ciencias Sociales, editada por la Universidad de Barcelona, a la que dedicaremos una próxima entrada, abre con un interesante editorial firmado por Joaquín Prats titulado “La Historia importa” en el que hace un alegato en contra de las reformas de corte neoliberal que, como en los casos de Chile, Italia, Gran Bretaña, Brasil, etc. proponen relegar a la Historia y, en general, a las Ciencias Sociales y Humanidades, a un segundo plano con la finalidad de converger hacia los modelos internacionales de evaluación de los rendimientos escolares y de valoración de los sistemas educativos (PISA), que controlan las grandes organizaciones económicas internacionales (OCDE, Banco Mundial y FMI) y que plantean “un sistema educativo como instrumento para la formación de la fuerza de trabajo“. Indudablemente, molestan las disciplinas que hacen pensar, que sirven para desarrollar el pensamiento crítico y que permiten dotar de armas intelectuales al alumnado para cuestionar la realidad en la que se mueven.

En este sentido, me ha recordarlo la tesis que, en 2010, defendía la profesora estadounidense y premio Príncipe de Asturias de Ciencias sociales, Martha Nussbaum en su libro “Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades“, publicado en 2010 por Princeton University Press, sobre la tendencia mundial a erradicar las artes y las humanidades de la educación secundaria y universitaria, por ser consideradas “ornamentos inútiles”. Esta autora, inspirada en los grandes pensadores y educadores humanistas como Dewey, Rousseau o Tagore, propone un modelo de educación para el “desarrollo humano”, que se presenta como un elemento indispensable para la democracia y para el cultivo de un civismo de orientación mundial. Todo lo contrario que estamos viendo en la actualidad, en la que predomina un modelo educativo derivado del sistema económico-social neoliberal que no considera importantes ni la distribución de la riqueza ni el afianzamiento de la democracia y aspectos esenciales para el desarrollo de las personas y, por extensión, del sistema democrático, el pensamiento crítico. Nussbaum habla de una “cultura del crecimiento económico” que defiende la idea de una educación en términos de creación de una élite competente para los negocios, puesta al servicio incondicional de sistemas que desalientan la actitud analítica y crítica, ya que “la libertad de pensamiento resulta peligrosa” porque atenta contra la docilidad que se espera de los estudiantes y generadora de una masa de estudiantes adocenados que servirán como correa de trasmisión del sistema, como fuerza trabajadora puesta al servicio de ese sistema. Esa cultura realza sobremanera a la información y por tanto a los exámenes estandarizados por encima de otras formas de evaluación. Lo peor de todo ello es que ha hecho creer a padres, madres, profesorado y sociedad en general de la importancia de este enfoque y de las disciplinas STEM y de la inutilidad de las disciplinas humanísticas y artísticas. La Filosofía, a Literatura, la Historia, la Geografía, el Arte, la Música, la Danza, etc. no sirven para nada .. para nada que el sistema económico actual no considera útil.

Es más, esta autora considera que la educación democrática está en peligro, ya que, en sus propias palabras, “Las democracias cuentan con un gran poder de imaginación y raciocinio, pero también son propensas a las falacias, al chovinismo, a la prisa, a la dejadez, el egocentrismo y a la estrechez de espíritu. La educación orientada principalmente a la obtención de renta en el mercado global magnifica estas fallas y produce semejante grado de codicia obtusa y de docilidad capacitada que pone en riesgo la vida misma de la democracia, además de impedir la creación de una cultura mundial digna“.

Martha Nussbaum defiende un modelo educativo alternativo en el que se cultive la reflexión, el pensamiento crítico, la imaginación y la creatividad, la empatía y en el que las humanidades tengan un mayor peso que el que se da en la actualidad. Pero, para ello, la autora norteamericana ve imprescindible que los docentes cambien la manera de hacer las cosas y eso precisa, por un lado, de una mejora en la formación del profesorado y de un cambio en el ethos de los centros educativos, esto es, en el compromiso personal y en una reorientación de los modelos de gestión y organización de dichos centros. En definitiva, replantear el compromiso personal e institucional de los agentes educativos.

Publicado en Historia

Conferencia sobre Violeta Friedman

El 27 de enero de 1945 el ejército soviético liberó el campo de exterminio de AuschwitzBirkenau. Para conmemorar tal acontecimiento, la ONU convirtió en 2005 en el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Este año se cumple el 75º aniversario de ese liberación que puso de manifiesto el horror que había supuesto el régimen nazi en todas sus dimensiones posibles. Una de los supervivientes de aquella masacre fue Violeta Friedman (1930-2000). Después de su liberación, marchó a vivir a Canadá y posteriormente a Venezuela, para finalmente, a partir de 1965, instalarse con su hija en Madrid, ciudad en la que murió en el año 2000.

Tras un artículo en la revista Tiempo (29/07/1985) a León Degrelle, antiguo oficial belga de las Waffen SS, refugiado en España tras la Segunda Guerra Mundial, en el que negaba el holocausto y realizaba duras declaraciones antisemitas, Violeta interpuso una demanda civil contra ese personaje que tan plácidamente vivía en Benalmádena. Tras un largo recorrido judicial, el 11 de noviembre de 1991, el Tribunal Constitucional falló en su favor, consagrando el derecho al honor y a la verdad. Esta sentencia supuesto una importante reforma del Código Penal (Art. 22.4) en 1995 aplicable a todo aquél que delinca por motivos racistas, antisemitas o en base a otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, su etnia, raza o nación a la que pertenezca, sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía que padezca.

En 1995 publicó “Mis memorias” con la finalidad de que no se olvidaran todos aquellos hechos.

Para conmemorar este aniversario y hacer un digno homenaje a Violeta Friedman y a lo que su lucha representó, se llevará a cabo el próximo jueves día 6 de febrero en el CEP de Córdoba, una conferencia a cargo de Patricia Weisz, hija de Violeta, en colaboración con el Centro Sefarad-Israel y la Fundación Violeta Friedman. Previamente, por la mañana, se realizará un encuentro de Patricia con escolares de diversos centros educativos cordobeses organizado por el IES Grupo Cántico junto al IES Maimónides, IES Pay Arias (Espejo), IES El Tablero e IES Profesor Tierno Galván (La Rambla).

En unos momentos en que vuelven a oírse voces revisionistas e incluso negacionistas, actos como éste son más que nunca necesarios para que atrocidades como las vividas por tantos millones de personas no se puedan olvidar. Aquellos que olvidan su historia están condenados a repetirla.

Añadimos una entrevista realizado por Iñaki Gabilondo a Violeta Friedman como testimonio de su persona.

Publicado en Educación, Historia, Jornadas

Jornadas sobre Institutos históricos de Córdoba

Los próximos días 21 y 23 de noviembre celebraremos las I Jornadas sobre Institutos Históricos de la provincia de Córdoba. Con esta actividad queremos dar a conocer y difundir el importante patrimonio educativo, documental, histórico y artístico de los cuatro institutos históricos de Córdoba: Aguilar y Eslava (Cabra), Góngora, Maimónides y Séneca. Aunque existe una Asociación Nacional para la Defensa del Patrimonio de los Institutos Históricos, que celebra periódicamente unas jornadas dedicadas a estos menesteres e incluso un proyecto normativo en Andalucía que va en este sentido, hemos creído conveniente realizar unas jornadas propias en la que se analiza, debate y se compartan ideas sobre el pasado, presente y futuro de estos institutos cordobeses de especial renombre.

Por cierto, los institutos Góngora y Séneca celebrarán dentro de unos días el 450 aniversario de la fundación del Real Colegio de la Asunción, antecedente de ambos centros cordobeses (se puede leer un artículo sobre este evento escrito por José Cobos en el diario Córdoba).

Las Jornadas comenzarán con una conferencia impartida por la historiadora cordobesa y exdirectora del IES Luis de Góngora María Isabel García Cano titulada “Pasado y presente de los Institutos históricos. El Instituto Provincial de Córdoba“. Posteriormente, representantes de los cuatro centros departirán sobre aspectos como la historia de cada centro, su punto de vista sobre la problemática de los centros históricos., la difusión y conocimiento del patrimonio educativo que poseen o posibilidades futuras de colaboración.

El viernes 25 se realizará un vista al IES Aguilar y Eslava, concretamente, se visitará su Museo. Este instituto tiene ya una larga experiencia en este sentido ya que posee uno de los museos de referencia sobre patrimonio educativo así como una fundación encargada de mantener y difundir este rico patrimonio.

Museo Aguilar y Eslava (Cabra).