Publicado en Educación, General, Innovación educativa

Ocho actitudes de un profesor o profesora eficaz

Según el diccionario de la RAE, “eficaz” significa que tiende a la eficacia, esto es, a ser capaz de lograr el efecto esperado o deseado. Cuando hablamos de un profesor o profesora eficaz ¿a qué nos estamos refiriendo?. ¿Cuáles son esos efectos que se espera o desea de ellos y ellas?. John Hattie,  profesor y director del Instituto de Investigación en Educación de la Universidad de Melbourne (Australia) y autor de algunos de los trabajos más influyentes en el mundo de la educación actualmente, recogidos en dos publicaciones “Visible Learning” y “Visible learning for Teachers”  (aún sin traducción al español)  ha investigado a lo largo de más de 15 años, más de 800 metanálisis sobre educación que resumen más de 50000 estudios individuales los factores de mayor impacto en el proceso de enseñanza-aprendizaje. En total, 250 millones de estudiantes participaron en esta investigación sobre el éxito y el aprendizaje. A pesar de lo apabullante de los datos, su estudio ha sido objeto de numerosas críticas por los errores cometidos, tanto en el tratamiento estadístico de las cifras como en el análisis de las mismas.

Hattie estableció unos 138 factores de influencia en este proceso agrupados en 6 esferas de intervención (alumnado, profesorado, familias, programas, centros escolares y enfoques pedagógicos). Se pueden seguir, de manera interactiva, en este enlace. En la siguiente gráfica se resume los principales factores de influencia en francés. Los factores que tienen un coeficiente de efectividad o eficacia superior a 0,4 tiene un impacto positivo.

Estos factores estudiados nos podrían servir para repensar algunos de los planteamientos que manejamos habitualmente sobre lo que influye más o menos en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Pero lo que nos interesa en este momento es remarcar algunos de los aspectos que Hattie considera esenciales y que recoge en el segundo libro señalado, para incrementar la eficacia del profesorado, es decir, que son imprescindibles para aumentar el impacto de su labor en el éxito del alumnado. Este autor establece 8 actitudes que debe reunir un profesor eficaz. En este vídeo se resumen gráficamente:

Traducidos (un poco libremente) al español, serían:

1º Considerar que su principal tarea es evaluar el impacto de su enseñanza sobre el aprendizaje de los alumnos.
2º Creer que el éxito o el fracaso en el aprendizaje del alumno depende de lo que hicieron o no hicieron. Considerarse un agente de cambio educativo.
3º Hablar más sobre aprendizaje que sobre enseñanza.
4º Percibir la evaluación como la medida de su impacto en los alumnos.
5º Enseñar a travé de la interacción, el diálogo con los alumnos/as y no sólo como un monólogo.
6º Disfrutar con los retos y querer siempre dar lo menor de uno mismo.
7º Considerar que crear relaciones positivas con los alumnos y el resto del personal docente forma parte de su rol profesional.
8º Tener una visión y un lenguaje común y compartido sobre el aprendizaje.

A pesar de las críticas y errores que haya podido cometer, así como de las objeciones que podamos establecer a esta enumeración de factores de impacto, este estudio si nos puede servir para tener una aproximación a los factores que más influyen en el impacto positivo de nuestra labor docente y, en consecuencia, y como indicaremos en otra entrada, poder definir algunas pautas de intervención en el aula.

Anuncios
Publicado en Didáctica, Educación, General

Enséñales a ser críticos. El pensamiento crítico en el aula.

Comenzamos el año 2018 y el segundo trimestre del curso convocando una actividad sobre pensamiento crítico en el aula titulada “Enséñales a ser críticos. El pensamiento crítico en el aula“. Con esta actividad pretendemos introducir al profesorado en este concepto fundamental para el desarrollo integral del alumnado ya que, creemos, que el enseñar a pensar y, sobre todo, a pensar críticamente, debía ser prioritario en el proceso de enseñanza y aprendizaje, independientemente del área o materia que se imparta. Aprender a pensar correctamente supone aportar una base esencial para mejorar el aprendizaje, para forzar una personalidad completa y desarrollar las competencias clave para que el alumno/a se desenvuelva en un mundo cada vez más complejo. Habitualmente, la escuela no favorece este tipo de pensamiento pues, como opina el profesor José Blas García Pérez (maestro, psicopedagogo, profesor en la Universidad de Murcia y autor del blog Transformar la escuela), “pues premia la respuesta rápida, la respuesta única y estándar y no trabaja la organización de ideas, la búsqueda de otras alternativas y pensamientos, ver desde otros enfoques“. En este sentido, somos de la opinión de que una de las funciones clave del profesorado de este siglo XXI es enseñar a pensar a nuestro alumnado, mucho más que aportar información o contenidos más o menos sistematizados. Es por ello por lo que con esta actividad que presentamos queremos dotar al profesorado de algunas de las claves esenciales para ese proceso de enseñar a pensar críticamente a los educandos. Para ello contaremos como ponente con José Carlos Ruiz Sánchez, profesor de Filosofía del IES “Ángel de Saavedra” (Córdoba) y profesor asociado en la Universidad de Córdoba, quien acaba de publicar un libro titulado “De Platón a Batman: Manual para educar con sabiduría y valores” en la editorial Almuzara. Muy recomendable.

En el curso comenzaremos fundamentando teóricamente el pensamiento crítico y pasaremos en sucesivas sesiones teórico-prácticas a desarrollar el pensamiento crítico a través del trabajo con textos, imágenes, arte y tecnología. finalmente dedicaremos una sesión a trabajar sencillas rutinas de pensamiento.

El programa del curso es el siguiente:

En sucesivas entradas trataremos de desarrollar este interesante tema.

 

Publicado en Educación, General

Sorprendizaje por Ramón Barrera.

Comenzamos el año con una conferencia TED muy evocadora a cargo de Ramón Barrera, formador y comunicador, especialista universitario en marketing, postgrado en diseño y dirección de proyectos, formación metodológica y emprendedor. Nos aporta algunos conceptos personales y muy creativos como el que da nombre a la conferencia “sorprendizaje“, sorprender y sorprenderte con el aprendizaje, evitar el aburrimiento en las clases; los sistemas caórdicos, esto es, una mezcla de caos y orden en las clases, generar espacios de clase en los que se experimenten y generen conocimientos conectando con otras personas, su teoría de la 4 T (“Todos Tenemos Talentos Tremendos“), o su concepto de “A-probar”, esto es, promover e el alumnado el deseo de probar a hacer cosas diferentes y no sólo aprobar. Muy recomendable.

Publicado en Didáctica, Educación, General

Algunas alternativas a la ¿clase magistral?

En la página “Actualidad pedagógica” se ha publicado recientemente un vídeo muy interesante en contenido y confección, obra del autor del blog, el profesor de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid José M. Sánchez. En este vídeo, que añadimos a continuación, se exponen tres alternativas, de las muchas que pueden encontrarse, a las tradicionales clases magistrales. Se trata de:

  1. Aprendizaje cooperativo mediante Puzzle de Aronson o Jigsaw.
  2. Clase flexible.
  3. Instrucción por pares.

A parte de lo didáctico de la explicación de estas tres alternativas metodológicas, el vídeo nos puede hacer reflexionar sobre el tema de las clases magistrales, su presencia, permanencia e incluso excusa para la no introducción de alternativas. Pero también me va a servir para realizar algunas anotaciones sobre las clases magistrales.

Hace algunos meses leía un artículo en el diario “El País” (si, de vez en cuando también leo este periódico, cada vez menos ciertamente, pero también lo leo) en el que la redactora especializada en temas de educación Ana Torres Menárguez afirmaba en su artículo titulado sobre “Los últimos minutos de la clase magistral

La clase magistral, que gira entorno a un monólogo del profesor, ya no está bien vista en ninguno de los niveles educativos, desde infantil hasta la etapa universitaria”.

Basaba esta afirmación en los resultados de las investigación de “grupos de investigadores de diferentes partes del mundo” que demostraban que el cerebro no aprende a base de discursos ya que la media de atención del cerebro no supera los 20 minutos de media. Con determinadas aplicaciones tipo Kahoot, Edpuzzle  o Genial.ly, se conseguiría hacer clases más dinámicas, interactivas pero, además, más efectivas desde el punto de vista del aprendizaje (según la neurociencia). Fundamentado o no, este tipo de afirmaciones están aún muy lejos de ser realidad. Basta con pasarse por la mayoría de los centros educativos para darnos cuenta que la clase magistral sigue siendo el método dominante del profesorado. Pero, además, no tiene por qué ser algo negativo, a priori. Según Ángel Fidalgo, las clase magistrales tienen fortalezas nada despreciables, como son:

  • Permite estructurar el conocimiento.
  • Favorece la igualdad de relación con los estudiantes que asisten a clase.
  • Favorece la asimilación de un modelo consolidado en cuanto a la estructura y dinámica de la clase.
  • Permite la docencia a grupos numerosos.
  • Facilita la planificación del tiempo del docente.

También podríamos añadir que sirven para fomentar la escucha atenta (algo que se está perdiendo), la comprensión significativa, la construcción de conocimiento partiendo de las ideas previas del alumno/a, etc (ver artículo de Boris MirConstructivismo y clase magistral).

Como también señala debilidades manifiestas, tales como:

  • Fomenta la pasividad y la falta de participación del estudiante.
  • Dificulta la reflexión sobre el aprendizaje.
  • Provoca un diferente ritmo docente/discente.
  • Discentiva la búsqueda de información por el estudiante.
  • Limita la participación del estudiantado.
  • No favorece la responsabilidad del estudiante sobre su propio proceso de formación.

El problema de las clase magistrales radica en tres aspectos fundamentalmente (según Boris Mir):

  1. No son generalmente magistrales, es decir, no son realmente interesantes y brillantes. Son más bien mediocres, convencionales e insípidas
  2. Porque solamente son útiles para un reducido número de alumnos, que ya están formados para construir sus conocimientos de forma significativa con la simple enseñanza directa o “aprendizaje por recepción” que diría Ausubel.
  3. La clase magistral solo promueve determinado tipo de conocimiento, básicamente declarativo y conceptual, muy alejado de la praxis, de las competencias o de las dimensiones afectivas y emocionales de los contenidos.

El profesor Fidalgo en ese mismo artículo señalado anteriormente establece una clara diferencia entre buenas y malas clases magistrales. Estas diferencias nos podrían servir para mejorar las clases magistrales que habitualmente llevamos a cabo.

En otro artículo de los profesores de la Universidad de Chile M. F. Elgueta Rosas y E.E. Palma González se establece una clasificación bastante operativa de las clases magistrales, diferenciando entre:

  • clase magistral de experto,
  • clase magistral meramente expositiva
  • clase magistral transcendente o formativa (añado el mapa conceptual de su conceptualización).

En definitiva, la clase magistral es un recurso más, sirve para lo que sirve, es útil para determinados contextos y no debe despreciarse como tal, sino aplicarse cuando es necesaria, de manera certera, bien preparada y siendo una más de las metodologías posibles que podemos y debemos utilizar en clase. Darla por muerta es un error, pero tomarla como dogma de fe, mucho más. Como en todo, la validez de una metodología o técnica no está en ella misma, si no en cómo se lleve a cabo su implementación. Un ABP o una clase invertida mal impartida puede provocar más efectos negativos que una clase magistral bien desarrollada. Es cuestión de método.

Publicado en Didáctica, Educación, Innovación educativa

Escuelas Creativas Un viaje hacia el cambio educativo.

Acaban de ser publicados los resultados del proyecto Escuelas Creativas desarrollado por Fundación Telefónica, proyecto que ha trasladado al mundo de la educación el método de creatividad e innovación que el cocinero Ferrán Adrià empleaba en su labor gastronómica. Se trata de un conjunto de siete volúmenes: en el primero se plantea la experiencia y la metodología llevada a cabo, cinco guías (dos orientadas a los centros educativos y tres para docentes) y finalmente un séptimo volumen en el que se recogen los resultados obtenidos a través de la experiencia de los 17 centros que durante el año 2017 han participado en este proyecto. en general, son textos que vana proporcionar al lector un gran número de ideas para desarrollar la creatividad en el aula, para no tener miedo de salir de la zona de confort y avanzar por el mundo de la innovación educativa, dinamizar las clases, desarrollar el pensamiento divergente y en general, desarrollar  nuevos paisajes de aprendizaje.  En el último volumen podemos la plasmación práctica de esta metodología. Los textos ofrecen hipervínculos a vídeos, documentación etc, que permiten ampliar conocimiento en un planteamiento transmedia muy actual e interesante.  Su base metodológica hay que situarlo en un conglomerado de ideas, técnicas y métodos como la asociación, la adaptación, la comprensión, la metacognición, la taxonomía de Bloom, las aportaciones de la neurociencia a la educación, la teoría de las inteligencias múltiples, el trabajo por proyectos, etc.  Muy recomendable la lectura de la obra en conjunto.