Publicado en Ecología

22 de abril. Día de la Madre Tierra

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es environmental-protection-683437_960_720.jpg

Un año más, recordamos este 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, un día para concienciarnos de la importancia de velar por el plantea, de su fragilidad y de los peligros e incertidumbres que la acechan. Hoy, precisamente, el día en que comienza  la cumbre virtual climática convocada por el presidente estadounidense, Joe Biden, un verdadero hito ya que reúne a 40 altos dignatarios de todo el mundo, incluida China, Brasil o Rusia. Un poco de esperanza tras los años del nefasto Trump, que los dioses confundan. No es que tenga muchas esperanzas en esta cumbre, ni mucho menos, pero ya es un logro reunir a los países que más contaminan del mundo y que se lancen algunas promesas de reducción de gases de efecto invernadero. Mientras tanto vemos los resultados de esta cumbre, pensaremos un poco en un mundo mejor.

Publicado en Ecología, Educación, Geografía, Revistas Educativas

Sostenibilidad y transformación ambiental

La sostenibilidad no es un tema más de los que podemos tratar en las aulas de entre esos aspectos que llamamos transversales. Debía de ser un eje fundamental sobre el que pivotara el proceso de enseñanza y aprendizaje en nuestras aulas como forma de educar un alumnado comprometido con sus conciudadanos, con su medio ambiente, con un sentido de responsabilidad hacia lo que nos rodea. La sostenibilidad es un principio que implica pensar en el mañana, en las generaciones futuras pero también en la biodiversidad, en el resto de seres vivos que comparten este planeta. Supone tomar conciencia de la necesidad de evitar el nihilismo predominante en nuestra sociedad, la inmediatez, que implica una necesidad imperiosa de consumir todo tipo de productos y servicios sin tener en cuenta el impacto que eso supone tanto a nivel social como ambiental. Se hace necesario trabajar esta temática en nuestras aulas, acercarnos a ella desde diversas perspectivas todas ellas incluyentes.

Es por ello destacable las aportaciones que desde la la revista Iber, se acaba de realizar con la publicación de su número 102 que contiene un monográfico dedicado a la sostenibilidad ambiental dirigido por Xosé Manuel Souto y Diego Sobrino. Incluye una serie de artículos que, desde diversos enfoques, han desarrollado esta temática:

Estos trabajos y experiencias nos pueden proporcionar una visión amplia y completa de esta temática tan necesaria e importante para potencial la educación ambiental y el pensamiento geográfico en nuestras aulas. Me gustaría destacar el artículo de Manuel Jesús Fernández Naranjo quien, junto a Ángeles Fernádez Santafé, está realizando una labor verdaderamente encomiable para difundir entre el alumnado los Objetivos de Desarrolo Sostenible.

De lectura muy recomendable.

Publicado en Ecología, Geografía, Recursos

La máquina del tiempo del clima. Rcurso para estudiar el cambio climático

https://climate.nasa.gov/interactives/climate-time-machine/

Climate Time Machine o Máquina del tiempo del clima es un recurso de gran interés realizado por la agencia estadounidense NASA para apreciar, de manera muy visual, la evolución cronológica reciente de algunos indicadores muy significativos que demuestran el cambio climático. Estos indicadores son:

  • Evolución del hielo marítimo, que demuestra que se ha producido un constante retroceso en los últimos años.
  • El aumento del nivel del mar que supondría la inundación de amplias superficies de zonas costeras.
  • El incremento de los niveles de dióxido de carbono.
  • El aumento de las temperaturas globales muy elevadas en determinadas zonas por encima del promedio.

Como se puede ver, se trata de un excelente recurso para ver estas variables que demuestran que el cambio climático es una lamentable realidad, a pesar de los negacionistas. Su potencial es indiscutible para trabajar este tema junto a otros en las clases de Geografía.

Publicado en Ecología

5 de junio. Día Mundial del Medio Ambiente

Fuente: Pixabay

Nuevamente, este 5 de junio celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente. Un día especial en un año especial, diferente, un punto de inflexión (o no) en la relación del ser humano con la Naturaleza. En medio de una pandemia global, con graves problemas medioambientales (incendios, destrucción de la Amazonía, pérdida de la biodiversidad, calentamiento global, …) el panorama no puede ser más crítico (¿o si?). Es curioso que durante estos dos meses de confinamiento surgieran noticias verdaderametne impactantes sobre cómo la Naturaleza volvía a recuperar su lugar, se veían animales en sitios inimaginables antes de la pandemia, la vegetación colonizaba lugares antes ocupados por el hombre, aguas limpias, caída en los niveles de polución de ciudades, etc.

Todo ello nos lleva a una dramática conclusión que, no por sabida ya, es menos terrible: sin el hombre, la naturaleza recobra todo su esplendor. Somos prescindibles. Esto nos debe llevar a otra conclusión, igualmente sabida pero no aplicada ni asimilada: debemos cambiar nuestro modelo de vida, hacerlo más sostenible, más racional, más ecológico, si queremos aprender algo de esta pandemia. Pero ¿podemos confiar en el que la especie humana reaccione, qué aprenda de estas circunstancias o volveremos a hacer lo mismo de antes sin aprender nada? Yo me inclino por lo segundo: No vamos a aprender nada, el sistema tiene engranajes para evitar que se reaccione de otra forma diferente a lo que se precisa. Y tampoco creo que haya mucha voluntad por cambiar más allá de lo meramente simbólico. Un poco de examen de conciencia, un poco de dolor de mis pecados y nada de propósito de enmienda. Más madera. ¿Volveremos a repetir errores por que, en el fondo, no queremos cambiar nada?. Se necesita un nueva forma de relacionarnos con el Planeta, menos agresiva, más sostenible, menos economiscista y más ecológica. Esta crisis ha demostrado lo frágil del sistema y lo poco preparados que estamos para hacer frente a un problema global. Pero esto es una auténtica quimera. Volveremos a la “normalidad” y volveremos a los viejos errores. La cuestión es ¿hasta cuando?