Publicado en Competencias, Geografía

Pensamiento crítico y enseñanza de la Geografía

Fuente: Pixabay

Es, casi, un lugar común decir que vivimos en una época de desinformación e infoxicación. La cantidad de información que nos llega continuamente de diversas procedencias y de dudosa credibilidad, cuando no embustes, bulos, mentiras, falsedades, trolas, trápalas, enredos, patrañas, calumnias, manipulaciones, tergiversaciones, etc. (la variedad del castellano es tan amplia que no tengo porqué decir “fake news”). En muchas ocasiones, se nos hace verdaderamente complicado distinguir entre lo que es verdadero y lo que es un manipulación (con diversos niveles, según se diferencia en la wikipedia). Podemos creer o no lo que nos llega a través de los medios de comunicación, filtrarlo en función de nuestra ideología, reinterpretarlo o, simplemente, rechazarlo. La capacidad para analizar esa información, evaluar su veracidad intentando superar los diferentes sesgos externos o internos que la acompañan, es a lo que llamamos pensamiento crítico. A pesar de que el uso de este concepto es muy habitual, sobre todo, en educación, no es algo que esté totalmente claro, ni se sepa con certeza cómo desarrollarlo en el aula. Es más, para algún pensador, el pensamiento crítico, hoy por hoy, ha muerto. Su importancia, sin embargo, es algo de lo que no se duda. Aparece referido tanto en el curriculum de Primaria como en el de Secundaria (y en diferentes disciplinas), puesto que, como indica José Carlos Ruiz, el pensamiento crítico se puede poner en práctica en cualquier momento de la vida. Es más, conviene hacerlo en edades tempranas para adquirir hábitos sanos de pensamiento. Las cuestión fundamentales que nos planteamos son si podemos desarrollarlo, cómo podemos enseñarlo con garantías, sin sesgos y si es posible que desde la Geografía (o la Historia) se pueda contribuir a ello. Pensamiento crítico y pensamiento geográfico son habilidades de pensamiento que están íntimamente relacionadas. El pensamiento critico es fundamental para desarrollar un pensamiento geográfico útil y eficaz para que nuestro alumnado se desenvuelva con competencia en este mundo tan complejo en el cual nos encontramos.

Precisamente, el profesor Rafael de Miguel hablaba recientemente del pensamiento crítico como una competencia específica del pensamiento geográfico incluida dentro de un concepto bastante abstracto que denominada “ciudadanía espacial” y que serviría al alumno/a para distinguir entre opiniones y datos, argumentar y debatir con consistencia. Personalmente, pienso que las posibilidades que aporta el desarrollo del pensamiento critico en Geografía van más allá de estas destrezas señaladas anteriormente, ya que la enseñanza de los conceptos geográficos debe favorecer la propensión a pensar geográfica y críticamente a los alumnos/as. Esto implica que se debe ir pasado progresivamente de enseñar Geografía con habilidades cognitivas simples (atención, memorización, repetición) a otras formas de enseñanza en las que se introduzcan habilidades cognitivas más complejas (metacognición, planificación, razonamiento, predicción, etc.). Análisis de información en diferentes formatos, especialmente icónica y cartográfica pero también documental, estudio de casos, propuestas de resolución de problemas de base geográfica, planificación y prospección, trabajo de campo, ABP, etc., son algunas de las propuestas didácticas que deben servir para desarrollar el pensamiento geográfico a partir del pensamiento crítico y viceversa.

En un artículo que publicamos en la revista Didáctica Geográfica pudimos constatar que la Geografía (y también la Historia) no eran disciplinas realmente útiles para el alumnado. Más bien una serie de conocimientos de tipo enciclopedistas, memorísticos, casi de concurso televisivo que poco podían aportarles para su realidad habitual. En definitiva un conjunto de conocimientos futiles, sin importancia real. Tampoco haríamos mucho por la Geografía si cayésemos en un utilitarismo sin más. Se trataría, más bien, de conceder la importancia efectiva que tiene el pensamiento geográfico en la configuración del pensamiento del alumnado desde una perspectiva crítica, que sirva al alumno para analizar con criterios amplios y bien fundamentados la realidad en la que se ve inmerso.

Algunos de estos aspectos desarrollaremos en sucesivas entradas, todas encaminadas a dar a conocer esos lazos necesarios e imprescindibles entre el pensamiento geográfico y el pensamiento crítico para que nuestra asignatura sea realmente útil para nuestro alumnado además de para nosotros, los geógrafos y docentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .