Publicado en Didáctica, Geografía

La inevitable crisis entre Didáctica y Geografía.

En un reciente artículo escrito por Sofia García-Bullé en el Observatorio de Innovación Educativa de Monterrey (México) se hace una interesante aportación sobre la necesidad de introducir ciertos cambios en el proceso de enseñanza y aprendizaje de la Geografía, especialmente, en la cuestión de los contenidos. En su artículo, titulado “Didáctica y Geografía: una crisis silenciosa“, la autora parte de un estudio de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) del Departamento de Trabajo de los EE.UU.  según el cula, la demanda de especialistas en tecnología geoespacial, SIG, cartografía y fotogrametría en el período 2014-2024 crecerá un 29%, siendo una de las 20 ocupaciones de mayor crecimiento en ese país. El problema, y lo resalta perfectamente la autora, es que el sistema educativo no está preparando adecuadamente a los estudiantes para afrontar esta demanda. Aunque lo limita al caso particular de México, bien podíamos extenderlo a otros países y, entre ellos, al nuestro.

La Geografía que se imparte en los niveles iniciales y medios no es la que se precisa en el mercado laboral. Salvo algunas excepciones, rara vez se habla -y menos se utilizan- de los sistemas de información geográfica, teledetección, cartografía, etc. Trabajos como los de Isaac Buzo y algunos otros, son realmente, excepción, en un panorama que poco ha evolucionado respecto a la Geografía que se enseñaba hace 30 ó 40 años. Siguen siendo los mismos contenidos, los  mismos procedimientos y las mismas actitudes (por utilizan la antigua pero atinada terminología pedagógica). Si a ello sumamos la escasez de profesorado con formación geográfica, el círculo de la ineficiencia se cierra. Desde la didáctica de la Geografía se alienta a innovar en metodología (ABP, aprendizaje baso en problemas, retos, gamificación, etc.), el trabajo de las competencias espaciales (Rafael de Miguel), introducción de nuevas temáticas, etc. Las resistencias son muchas y los resultados poco convincentes. Tendremos que seguir trabajando en esta línea ya que el futuro va por ahí. Renovarse o quedar relegado a una de esas asignaturas que aportan poco a la formación del alumnado y pueden ser perfectamente prescindibles.

 

Anuncios