Publicado en General, Geografía, Opinión

Yo soy geógrafo y profesor de Geografía.

Hace unos días el geógrafo y climatólogo Jonathan Gómez Cantero escribía un artículo en el Huffington Post titulado “Profesionales de la Geografía: cada vez más olvidados, pero más necesarios que nunca” en el que defendía la necesidad de la disciplina geográfica en el mundo actual. En este artículo, junto a los  otros dos que ha escrito sobre este tema titulados “Yo soy geógrafo I y II“, analiza la crisis de nuestra disciplina, tanto  en materia de empleo, situada entre las 12 peores carreras por empleabilidad, como de esencia misma de la materia, con una intensa pérdida de presencia en todos los ámbitos, con pérdida de Grados de Geografía en la Universidad,  siendo sustituida en otros por Grados de nuevo cuño pero con más atractivo (Ordenación del Territorio, Paisaje, …), etc. Alude también a la falta de unión entre el colectivo de geógrafos para hacer frente a estos hechos, a la carencia de un sujeto claro de actuación o a la escasa presencia de geógrafos en la educación, en la que, según indica,  “más de un 70% de los profesores que la imparten, no son geógrafos“. Y todo ello, a pesar de la necesidad de geógrafos que existe en la actualidad que valiéndose de su perspectiva transdisciplinar pueden hacer valiosas aportaciones en materias tales como los sistemas de Información geográfica, la ordenación territorial, los riesgos naturales, el cambio climático, el medio ambiente, la sostenibilidad económica, la demografía, la geopolítica, etc.

Personalmente, comparto este punto de vista. Creo que la presencia de la Geografía profesional debía ser mayor en estos y en otros campos. El problema es que sigue sin definirse claramente lo que puede aportar la Geografía a la sociedad. Hace ya algunos años, allá por el 1992, la Junta de Andalucía convocó a oposición unas 25 plazas de geógrafo, creo recordar. Algunos compañeros y compañeras de mi promoción entraron como miembros del cuerpo superior de técnicos de la administración como geógrafo/a. Cuando llegaron a sus puestos de trabajo no se sabía muy bien para qué estaban allí, cuáles eran sus funciones. Tuvieron que ser ellos y ellas las que se hicieran un hueco haciendo múltiples funciones para las que no les habían formado en la Universidad, desde visar proyectos urbanísticos a tramitar ayudas de la PAC, licencias de caza, etc..  Esas oposiciones fueron únicas en su momento y no tuvieron continuidad con esas dimensiones. No haría falta más geógrafos. Fue una ocasión única para que, desde esa posición, se diera a conocer el verdadero potencial de la Geografía, pero, en mi opinión, no se consiguió. Tengo otros compañeros que hicieron carrera en la empresa privada, que incluso montaron empresas de consultoría y que han subsistido con mayor o menor fortuna; otros han trabajado en equipos multidisciplinares, haciendo casi de todo. La gran mayoría se dedica a la enseñanza, como es mi caso, o a otras cosas distintas a las que estudiaron.

En cuanto a la enseñanza, comparto también ese impresión. La mayor parte de mis compañeros/as de área no son geógrafos y cuando se reparten las asignaturas, la Geografía no es precisamente de las más populares. En más de una ocasión, cuando he dicho de quedarme con “toda la Geografía”, ha faltado poco para que me hicieran la ola. No es muy popular este asignatura ni entre los profesores ni entre el alumnado. Y eso, a pesar de las potencialidades que tiene. Pero, como en el caso de la profesionalidad, esas potencialidades hay que demostrarlas, saber claramente lo que puede aportar y, desde luego, no puede convertirse simplemente en una buena herramienta para jugar al trivial o al “Pasapalabra”. Si la Geografía puede aportar todo lo que hemos indicado anteriormente debe enseñarse en Secundaria, debemos actualizar los temarios, no podemos seguir enseñando una geografía de principios del siglo XX, aunque lo enmascaremos con metodología más o menos atrayentes, activas. La metodología es importante pero la clave es el contenido, lo que debe ser aprendido por el alumnado. Un alumno/a que decida en 2º de Bachillerato estudiar Geografía en la Universidad lo hará prácticamente a ciegas ya que, a lo largo de la Secundaria y en Bachillerato, habrá recibido muy pocos contenidos relacionados realmente con lo que después va a estudiar en la carrera o con lo que pueden ser las potencialidades de la Geografía como disciplina científica o con lo que le van a pedir en el mercado de trabajo. Es por ello por lo que, como he defendido en otras entradas, debemos incidir en la utilidad de los estudios geográficos, en el carácter práctico de los mismos, y esto pasa, sin duda, por actualizar el temario, potenciando la vertiente ambiental y paisajística de la Geografía (saber ver), la cuestión geopolítica (comprender el mundo en el que se encuentran nuestros alumnos/as), los estudios demográficos y geoeconómicos y, finalmente, la cartografía. En definitiva, enseñar la competencia espacial, de la que casi nadie habla (se puede ver una aplicación práctica en este artículo) y que tan importante es en el mundo actual.

Para poder defender la presencia de la Geografía en los espacios públicos se tendría que potenciar la colaboración entre los niveles educativos, la Universidad y la Secundaria, especialmente, creando equipos internivelares, en pie de igualdad, no como se ha solido hacer hasta ahora, en los que se estudien las posibilidades de mejora del proceso de enseñanza y aprendizaje de la Geografía. Los edificios se hacen sólidos si tienen una buena cimentación si no es así, el edificio termina por caer tal y como le está ocurriendo a nuestra disciplina, la madre de todas las ciencias que hoy, lamentablemente, agoniza sin remedio aparente.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Yo soy geógrafo y profesor de Geografía.

  1. Entrada muy interesante. Yo también soy geógrafo, pude entrar en la Junta de Andalucia por unas oposiciones (7 plazas) allá por 2001. En mi caso tuve la suerte de que en la Delegación de Medio Ambiente de Cádiz ya había otra compañera y sabían a que me podía dedicar.

    En este tiempo he visto como los geógrafos hemos ido pasando a ocupar puestos que requerían una visión global y aquí hemos sido 2 los que hemos tenido puestos de responsabilidad: Director Conservador del PN Bahía de Cádiz y jefe de servicio de espacios naturales protegidos en un caso y Director Conservador del PN Bahía de Cádiz y luego del PN Los Alcornocales en el mío.

    Queda mucho por hacer, como dices. Lo bueno es que los que llegan a conocer de verdad a que nos dedicamos apuestan por nuestra profesión. Lo que falta es unión de todos para defender y visualizar nuestro trabajo.

  2. Muy interesante el.comentario.Mi hija estudio geografia en la universidad de granada, y despues de cuatro años trabajando en empresas que pedian geografos pero que luego no sabian que trabajo darle , emigro primero a nueva zelanda y luego a berlin, alli actualmente trabaja en un colegioy proximamente se pasara a impartir geografia en un colegio intermedio.Realmente aqui en españa no valoran a los geografos la administraccion, es una verdadera pera que una carrera tan bonita no este valorada aqui., Un saludo Manuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s