Publicado en Didáctica, General, Historia

Enseñanza de la Historia y desarrollo de las competencias sociales y cívicas.

Desde hace más de una década llevamos trabajando con el tema de las competencia,s básicas, con la LOE, clave con la LOMCE. No está siendo una labor fácil, ni mucho menos. Desde la administración se han hecho esfuerzos por formar al profesorado en esta nueva forma de plantear el proceso de enseñanza-aprendizaje pero, como ocurre con todo los procesos de cambio, hay grandes resistencias, incredulidad, reticencias y adhesiones inquebrantables. Lo que también detectamos en el proceso de formación es incertidumbre y muchas dudas sobre cómo debemos de realizar ese proceso de implementación de la enseñanza basada en competencias. Nada extraño puesto que estamos ante un proceso de cambio desde un paradigma basado transmisivo y disciplinal, basado en la enseñanza, a otro nuevo competencial, basado en el aprendizaje. La figura del dios romano Jano (el de las dos caras, una mirando hacia el pasado y otra hacia el futuro) bien representaría este proceso de cambio paradigmático.

Esta breve reflexión me sirve para presentar el nuevo número de la revista Clio que presenta un monográfico titulado “Enseñanza de la Historia y desarrollo de las competencias sociales y cívicas“. Tal y como las define la Orden ministerial ECD 65/2017 de 21 de enero, estas competencias implican:

la habilidad y capacidad para utilizar los conocimientos y actitudes sobre la sociedad, entendida desde las diferentes perspectivas, en su concepción dinámica, cambiante y compleja, para interpretar fenómenos y problemas sociales en contextos cada vez más diversificados; para elaborar respuestas, tomar decisiones y resolver conflictos, así como para interactuar con otras personas y grupos conforme a normas basadas en el respeto mutuo y en convicciones democráticas. Además de incluir acciones a un nivel más cercano y mediato al individuo como parte de una implicación cívica y social.

Dada la dualidad curricular en la que nos encontramos y las características del proceso de enseñanza-aprendizaje, nos tenemos que plantear cómo conseguimos desarrollar las competencias clave desde las diferentes asignaturas. No es un proceso sencillo tal y como podemos comprobar leyendo la literatura científica sobre este tema y, de manera particular, como estamos comprobando a partir de las distintas actividades formativas que desde el CEP llevamos ofreciendo desde hace ya algunos años. El proceso de implementación es muy lento, impreciso, en algunos momentos, máxime cuando hay aspectos de este proceso que son especialmente difíciles de llevar a cabo, de desarrollar, como es la cuestión del cambio metodológico o la evaluación. como siempre, el éxito o fracaso de este modelo dependerá del profesorado, de su capacidad y voluntad para asumirlo y del enfoque formativo que se ofrezca.

En este monográfico se plantean algunas temáticas de especial interés, aspectos teóricos (pensamiento histórico, pensamiento crítico, inclusión social, representaciones sociales,educación patrimonial, etc.), experiencias prácticas sobre temáticas relacionadas con la Historia así como contribuciones desde otras realidades educativas (Chile, Brasil). Son, globalmente, propuestas puntuales que nos pueden dar algunas aproximaciones a esta temática y como tales, nos pueden aportar ideas, posibilidades de trabajo o enfoques particulares para desarrollar, en este caso, una de las  competencias,  concretamente, la social y cívica. Son contribuciones interesantes si bien echamos de menos un planteamiento general del trabajo por competencias desde la Historia, un enfoque disciplinar sobre el desarrollo de esta u otra competencia. El monográfico está coordinado por Francisco Javier Trigueros y Jesús Molina de la Universidad de Murcia. Aunque todos los artículos son de gran interés, me gustaría destacar el firmado por Catalina Guerrero y Pedro Miralles sobre la influencia del pensamiento creativo en la formación del pensamiento histórico.

Además, en el número ordinario, se incluyen una serie de artículos con experiencias didácticas también bastante interesantes. Me gustaría destacar la presentada por  Jesús Manuel Gallardo Nieto  y Miguel Ángel Novillo López titulada “Aprender Historia con rutinas de pensamiento” en la que partiendo del concepto de rutinas de pensamiento y del Proyecto Cero de la Universidad de Havard desarrollado por los profesores Perkins y Garner, intentan ofrecer una serie de herramientas al profesorado de Ciencias Sociales que ayuden a desarrollar un proceso de enseñanza-aprendizaje basado en el pensamiento y que ponen el acento en la mejora de la comprensión por parte de los alumnos de las tres variables de las Ciencias Sociales: espacio, tiempo y causalidad. Un trabajo riguroso y muy útil, con propuestas de trabajo en clase prácticas y bien fundamentadas a partir de esta metodología.

En definitiva, un buen número que conviene leer, reflexionar y extraer ideas para llevar a la práctica en el aula.

Anuncios

Un comentario sobre “Enseñanza de la Historia y desarrollo de las competencias sociales y cívicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s