Publicado en Educación, General

101 medios para motivar: prácticas pedagógicas que favorecen el éxito (III).

school-1063558_960_720

Como hemos indicado en la entrada anterior, uno de los factores fundamentales del proceso de motivación del alumnado es, tiene que ser, el docente. Según A. McLean (citado por A. BONO en “Los profesores en las clases. Un estudio sobre las pautas de actuación docentes en el aula de primer año universitario desde la perspectiva motivacional”,  El Argonauta, Revista Digital de Educación y Ciencias Sociales, 2 (2), 2012, páginas 153-178, disponible aquí), su acción deriva de la interacción entre cuatro elementos clave: el compromiso, la estructura, el estímulo y los comentarios.

  • El compromiso, hace referencia a la implicación de los profesores en el aprendizaje de su alumnado, la capacidad de hacer ver y sentir que apoyan su aprendizaje, su sentido de la autoridad, sus emociones, la gestión de la relación con el alumnado, etc., vislumbran el compromiso del profesorado en clase.
  • La estructura significa la claridad con la que se presentan los objetivos de aprendizaje que permiten a los alumnos saber qué se espera de ellos. Se trata de establecer un equilibrio estable entre la autoridad del profesorado y la autonomía de los alumnos.
  • El estímulo, es decir, la capacidad de plantear acciones, actividades, proyectos que constituyen un cierto desafío o reto a la capacidad de los alumnos/as.
  • Los comentarios del docente son igualmente importantes, ya que proporcionan información (feedback) que posibilidad a los alumnos saber qué están haciendo y cómo están progresando en su aprendizaje. Estos comentarios deben ir en la línea de promover la responsabilidad en los estudiantes, el sentido de competencia, la autodeterminación y participación con los demás.

Finalmente, McLean incide en la importancia de las emociones en el proceso de motivación. Totalmente de acuerdo con él. Como ya indicamos, sin emoción no hay aprendizaje. Éste era uno de los elementos que Pintrich y Groot (Motivational and self‐regulated learning components of classroom performance. Journal of Educational Psychology, 82, 33‐40.1990) distinguían como componentes  motivacionales en las aulas junto al del valor y al de la expectativa. Pero aquí entramos en un terreno verdaderamente resbaladizo: la educación emocional, la educación de la afectividad, de los afectos, la inteligencia emocional. Y ésta es otra historia.

Para ir concluyendo, y a modo de resumen, siguiendo la propuesta inicial, para motivar al alumnado debemos incidir en los siguientes aspectos:

  1. Tipos de actividades
  2. Relación enseñante – estudiante
  3. Gestión de clase
  4. Evaluación de los aprendizajes.
  5. Prácticas de enseñanza.

En el último post, añadiremos algunas ideas sobre cada uno de estos puntos.

Y para finalizar el presente, incluyo una presentación de Père Marqués sobre este tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s