Publicado en Ecología, Historia

Felipe IV el Hermoso contra Monsanto.

Del 14 al 16 de octubre ha tenido lugar en La Haya un “juicio internacional” contra la multinacional Monsanto, acusada, entre otras cosas, de crímenes contra la Humanidad y ecocidio. La iniciativa ha corrido a cargo de la Fundación Tribunal Internacional Monsanto, que reúne a unas 400 asociaciones ecologistas del todo el mundo, encabezada por la activista y filosofa Vandana Shiva y la periodista francesa Marie-Monique Robin, autora del documental “El mundo según Monsanto“.

El juicio se basará en los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos, adoptados por la ONU en 2011. Según los demandantes, Monsanto ha desarrollando desde principios del siglo XX una serie de productos tóxicos, herbicidas, pesticidas, abonos, etc.,  que están causando un daño irreparable al medio ambiente y a la salud humana. Aunque ha tenido poco eco en la prensa española, la importancia del mismo es crucial dado que es la primera vez que se lleva a juicio de esta naturaleza a una de estas multinacionales que, hasta ahora, campa sin problemas por todo el mundo, aunque ya haya sido condenada en otros juicios a nivel nacional. Recordemos que, entre otras sustancias, Monsanto es la responsable de la fabricación de parte del “agente naranja” con el que el ejército norteamericano bombardeó en Vietnam, causante de malformaciones genéticas, cáncer, etc.

En este artículo de Katherine Paul, en Rebelión.org se detallan las acusaciones contra Monsanto y en la propia página de la fundación, se puede seguir todo lo relativo al proceso.

En la página francesa “Actuel Moyen Âge“, creada por una serie de historiadores medievalistas que pretenden divulgar todo aquello relacionado con la Edad Media, intentando reconstruir un mundo totalmente diferente al nuestro actual pero cuyas bases se asientan en aquél. Una iniciativa muy valiosa para todos los que nos apasiona ese período de tiempo.  Muy recomendable.

Hace unos días publicaban en dicha web un artículo titulado “Philippe le Bel contre Monsanto” en el que establecían un curioso paralelismo entre esta multinacional fitosanitaria y aquella otra que se creó en el siglo XII y desapareció a principios del XIV, los Templarios. Con sólo el hecho de hacer esta comparación ya nos debía despertar la curiosidad por ver hasta donde pueden llegar. En el artículo se resumen el final de los templarios, la vasta operación diseñada por el rey Felipe IV, con la connivencia del papa Clemente V, y también sus peculiaridades como organismo internacional ligado a una autoridad supranacional que no podía ser jugada por un poder secular nacional. Las actuales multinacionales actúan de una forma similar, en cierta medida, pasan por encima de los estados, se aprovechan de la mundialización para deslocalizar sus actividades. La diferencia fundamental es que, como dice el autor del artículo, Florian Besson, no existe un “papa del capitalismo” a quien reclamar por la acciones de dichas multinacionales. Solamente queda actuar en dos frentes: el local-nacional y el internacional a través de la Corte Penal Internacional de La Haya. Ambas de eficacia discutible.

Pero la cuestión esencial que se hace el autor es: ¿por qué combatir a estas organizaciones?. La respuesta es interesante. En 1307 el rey francés Felipe tenía dos objetivos muy claros: por un lado, hacerse con las enormes riquezas que la Orden del Temple tenía en Francia, y, en segundo lugar, luchar contra una institución que superaba su propia autoridad y limitar el poder del papa en su estado, aspectos ambos que podían ser un obstáculo para afirmar su autoridad sobre todo el territorio nacional. Estamos en el momento en que empezaban a surgir las monarquías nacionales. En la actualidad son numerosas las voces que claman contra las multinacionales como artífices de la “deconstrucción” de los estados. Su poder económico, político, la impunidad con la actúan, a pesar de que digan lo contrario, las presiones que ejercen sobre políticos o instituciones académicas, etc. son amenazas a la democracia tal y como los Templarios amenazaban en 1307 el nacimiento del estado nacional.

Estemos o no a favor de esta comparación histórica, que podamos realizar unos cuantas o muchas precisiones, lo acertado es actualizar un hecho histórico comentando una noticia de la actualidad, poner al día un hecho histórico y hablar de él. Es un ejercicio de “presentalización” de la Historia, traer el pasado a la luz de hechos o acontecimientos del presente, no está nada mal y puede ser muy útil en nuestras clases de Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s