Publicado en General, Recursos, TIC

Sobre el aprendizaje móvil.

El aprendizaje móvil o m-learning está llamado a transformar el aprendizaje convencional predominante en la actualidad, a pesar de las resistencias existentes, inconvenientes o dificultades que existen en la mayor parte de los centros educativos. Hace poco leía en la página escuela20.com leía un artículo titulado “10 maneras en las que el aprendizaje móvil revolucionará la educación” en el que se resaltaban las potencialidades que el aprendizaje móvil podía tener para nuestros estudiantes (y para el profesorado y el resto de la población). No podemos negar las evidencias ni nos podemos permitir el lujo de ignorar la realidad existente, la presencia masiva de los dispositivos móviles entre nuestros alumnos, porque, si no es así, la realidad nos sobrepasará. Y esto es algo que no podemos permitir. Los llamados “nativos digitales“, nuestro alumnado, han crecido con las pantallas, pegados a las pantallas y tan habituados a ellas que, indudablemente, se sienten más cómodos frente a ellas que frente a un libro. La existencia de diversos tipos de dispositivos móviles, la enorme cantidad de aplicaciones móviles, la accesibilidad a infinidad de recursos, sus numerosas posibilidades de uso, etc. hacen de esta tecnología algo imprescindibles para nuestro trabajo diario. Pero, como todo, no se trata de usar esta tecnología sin más. Como todo, requiere de una metodología de uso, formar tanto al profesorado como al alumnado para el uso de estas tecnologías bien en el aula (lo que se ha llamado b-learning) o bien en las casas (e-learning).  Precisamente la definición de aprendizaje móvil incide en estos aspectos: según la UNESCO el aprendizaje móvil consistiría en “una educación que implica el uso de aparatos móviles para permitir el aprendizaje en cualquier momento y en cualquier lugar“.

En estos días estoy documentándome para convocar una actividad formativa en la que dedicaremos una sesión al aprendizaje móvil y estoy apreciando las enormes posibilidades de estas metodologías que, no obstante, chocan con grandes obstáculos, tanto materiales como humanos. Me gustaría compartir algunas referencias sobre el tema:

Y una presentación de Fernando Santamaría:

Y otra sobre la posición de la UNESCO en este tema:

Precisamente, hace poco la UNESCO ha presentado una publicación de gran interés, en mi opinión, “Aprendizaje móvil y políticas. Cuestiones clave” en el que analiza la manera por la cual esta forma de aprendizaje puede ser puesta en relación con las políticas de la TIC existentes y las políticas educativas nacionales y locales. Un trabajo que nos puede servir para reflexionar sobre lo que se está haciendo y lo que se puede hacer en este sentido. Se proponen algunas recomendaciones dignas de ser tenidas en cuenta como realizar una profunda reflexión sobre las políticas TIC’s llevadas a cabo en los últimos años, apoyar las licencias abiertas y los REA’s, promover una educación inclusiva, mejorar la conectividad de los centros, promover el modelo BYOD (cada uno con su dispositivo), etc.

Las posibilidades del m-learning son enormes y, aunque también tiene algunos inconvenientes,  tendremos que seguir profundizando en este tema.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s