Publicado en Didáctica, Educación, General, Revistas Educativas

Creatividad y educación

El último número de la revista Aula (nº 199, febrero 2011) está dedicado a la creatividad en la educación. Lo primero que me viene a la cabeza cuando pienso en este tema es el vídeo de Sir Ken Robinson sobre la creatividad en el aula, infinitamente difundido, y con el que no se puede estar más de acuerdo: la escuela mata la creatividad (también podríamos ver el último programa Redes en el que Eduard Punset entrevista a este especialista en educación de la creatividad).

Todos los expertos (yo lo extendería a todo el mundo, prácticamente) están de acuerdo en que la creatividad es uno de los principales signos distintivos del ser humano y lo que nos ha permitido avanzar en todos los campos. La creatividad está incluida, como concepto a desarrollar,en el curriculum; se habla de aprender con creatividad, fomentar la creatividad, etc.  Y sin embargo, la mayor parte de la enseñanza que vemos en las aulas van en dirección contraria: repetitiva, memorística, alienante, que trata de “domesticar” iniciativas y voluntades, que no enseñan a pensar (y mucho menos a sentir), que fomentan la sumisión a las normas, la mediocridad, a no escuchar ni escucharse, a no participar en proyectos colectivos, a recibir pasivamente contenidos que no les sirven para nada, una enseñanza de “cogotes“. Es lo que algunos autores denominan “curriculum oculto“. Gran parte de nuestros alumnos y alumnos pasan por el sistema educativo sin saber cuáles son, realmente, sus potencialidades, sus capacidades. Es el gran fracaso del sistema.

Los artículos que conforman este número de la revista Aula están firmados por algunos de los expertos que han participado en el II Congreso Internacional de Creatividad e Innovación (CICI), «La creatividad como motor de desarrollo y de inclusión social», celebrado el pasado mes de noviembre de 2010 y organizado por los CEP de Inca (ver su revista Cantabou nº 33, enero de 2011) y Palma de Mallorca:

* Editorial: La creatividad como motor de desarrollo y de inclusión social.

* Angélica Lucas Sátiro: Creatividad social: un intento de no perder el hilo.

* Enric Prats Gil: Ética con creatividad.

* David Vilalta Murillo: Educación científica: «Es el tiempo que has perdido con la rosa lo que la hace tan importante»

* Félix de Castro Ortin: Diálogo visual y creatividad social.

* Gabriela Berti: Hip Hop Lab: educación a través del arte y la cultura urbanos.

* Bibliografía.

En definitiva, unas buenas lecturas para reflexionar sobre el tema. Comparto la apreciación de Kin Robinson cuando dice:

Uno de los motivos por los que defiendo con tanta pasión que hay que modificar la educación y replantearse la creatividad es porque me parece que, a no ser que cambiemos nuestra manera de pensar en nosotros mismos, no estaremos a la altura de los desafíos a los que nos enfrentamos ahora.

El número se completa con interesantes aportaciones de autores como Joan Pagès, Antonio Bolivar, Juan de Díos Fernández Gálvez, Gabriel Ureña o Julián Arroyo, sobre la educación para la ciudadanía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s