Publicado en Competencias, Didáctica, General

Fracaso y abandono escolar en España.

La Fundación La Caixa publicó, hace algunos meses, en su colección “Estudios sociales“, nº 29, el trabajo de los profesores Mariano Fernández Enguita, Luis Mena Martínez y Jaime Riviere Gómez, de la Universidad de Salamanca,  titulado “Fracaso y abandono escolar en España(descargable en pdf). En este estudio, los autores tratan de desgranar el problema del fracaso escolar, quizás, junto con el los bajos rendimientos, el problema más importante del sistema educativo español, tal y como muestran numerosos análisis nacionales e internacionales. Las cifras son demoledoras:

  • El fracaso escolar se sitúa en la ESO en un 28,4% (datos de 2007), esto es, alumnos que abandonan el sistema escolar antes de graduarse (Andalucía, 32,9%, con una pérdida de más de 7 puntos respecto a 1999).
  • El 48,9 de los alumnos de los ciclos formativos lleva al menos un año de retraso escolar.
  • El 23,7 % de los alumnos que pasan a Bachillerato no superan el primer curso y un 26,8% no logra titular.
  • El 15% de los alumnos de Primaria llevan retrasos acumulados (con cifras muy dispares entre las comunidades autónomas que van del 8,6% en Cataluña, al 25,5% en Ceuta, el 23,3% en Baleares o el 22,4% en Canarias; Andalucía posee el 17,8%).
  • Existe un claro riesgo de fracaso en función del origen social del alumnado (45% de los alumnos de clases trabajadoras), género (41% de chicos frente al 29% de chicas), nacionalidad (55% en inmigrantes frente al 34% de alumnos nacidos en España) y estatus socioeducativo de los padres (20% de alumnos con padres de formación universitaria frente al 63% con padres sin estudios.

 

Los autores analizan las causas de este clamoroso y vergonzoso fracaso. Así, en el capítulo IV, “Los pasos hacia el fracaso y el abandono” estudian una muestra de alumnado que abandonó los estudios antes de finalizarlos. Destacan el elevado índice de abandono en Bachillerato y el escaso en los ciclos formativos. Los factores que influyen en este abandono son la edad, el género, los resultados académicos, la formación de los padres o la titularidad del centro, principalmente.

Particularmente interesante es el quinto capítulo, “Las motivaciones del fracaso escolar“, en el que analizan las causas que llevaron a esos alumnos a  abandonar el sistema antes de tiempo. Las causas principales fueron la atracción por el trabajo (muy destacable en zonas de costa, por la atracción de la construcción, los servicios, etc.), el escaso valor asignado a la escuela, las porpias vivencias escolares, el cambio de centro, etc. También realizan analizan las respuestas proporcionadas desde el otro lado, el de los docentes (encuestas realizadas a directores de centros y orientadores), los cuales identifican 21 causas diferentes del fracaso escoalr, agrupadas en cuatro grandes categorías. Podemos citar algunas:

  1. Causas vinculadas a la sociedad en general:
    • Pérdida de valor de los estudios. «Presumir de suspensos».
    • Satisfacción inmediata: no se valora el esfuerzo ni la satisfacción diferida. Se quiere dinero inmediato. Ocio nocturno temprano. En cuanto al futuro: «ya me lo solucionará alguien».
    • Barrio o zona.
    • Ser gitano o inmigrante.
  2. Causas derivadas de la familia:
    • Clase social de los padres. Profesión. Nivel de estudios. Situación laboral.
    • Expectativas de utilidad de la formación y la cultura.
    • Familias desestructuradas y problemáticas.
    • Relación de la familia con el centro educativo: falta de implicación o de interés de la familia, incomparecencia a reuniones.
  3. Causas asociadas a la institución educativa:
    • Currículo común obligatorio, impuesto y rígido que impide diversificar, muy teórico y poco flexible. No hay alternativa para los que lo rechazan, que van «obligados».
    • Bajo nivel educativo en primaria, por promoción automática o por características de los centros concretos.
    • El paso de primaria a secundaria supone un cambio de la relación profesoralumno, una peor atención directa al alumno y una relajación del control.
    • Los docentes: no hay renovación en la forma de enseñar, están poco formados pedagógicamente. No saben cómo recuperar los retrasos de los alumnos.
  4. Causas atribuibles al propio alumno como individuo:
    • Falta de capacidad intelectual por naturaleza.
    • No le gusta estudiar, desinterés por el contenido.
    • El desfase entre el conocimiento del alumno y el del grupo genera aburrimientoy desmotivación.

Cada una de estas causas detectadas podría generar, por si sola, un tratado psicopedagógico. Pero, en general, podemos constatar lo enorme y complejo  del problema que tenemos. Es por ello, por lo que en el último capítulo, “Las dificultades de la institución escolar en su edad tardía”, los autores realizan un balance de los resultados del estudio, reflexionando sobre la magnitud de este problema.

En definitiva, estamos ante un estudio que, por su análisis estadístico y causal, proporciona una acertada visión de este grave, gravísimo, problema que tiene nuestra sociedad y que, año tras año, viene refrendado por los datos estadísticos y corroborado por los malos resultados obtenidos en las pruebas de diagnóstico, a pesar de los paños calientes y demás paliativos, que, desde las consejerías de Educación, se le intentan poner. Y lo peor está por venir. Como decía la copla, “y lo que te rondaré morena“.

Actualización: Interesante aportación del profesor Pere Marquès en su blog sobre las aportaciones de las TIC’s a la reducción del fracaso escolar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s