Publicado en General, Geografía

Las inundaciones de Pakistán.

Las catástrofes en nuestro Planeta se suceden sin pausa. Pakistán está sufriendo las peores inundaciones de su historia, en las que han muerto, hasta  ahora, más de 1.600 personas y más de veinte millones se han visto obligadas a desplazarse. Las consecuencas económicas son igualmente desproporcionadas: se habla de miles de millones de euros el coste de la reconstrucción del país.

Inundaciones en Pakistán. Fuente: OMS.

En la red podemos encontrar gran cantidad de referencias sobre estas inundaciones, que nos pueden dar una aproximación a las dimensiones de la catástrofe, como el siguiente vídeo de la BBC:

Las inundaciones son, en parte, consecuencia de las lluvias monzónicas que descargaron en las montañas de la parte noroeste del país (llamada actualmente Khyber-Pukhtunkhwa). Estas lluvías han provocado que el caudal del río Indo se multiplique, en algunas áreas, por 25. Obseervemos las siguientes imágenes por satélite, que nos dan una clara visión del tamaño de la catástrofe.

Antes de las Inundaciones Pakistan. Cerca de Kashmor. Fuente: Earth Observatory.
Inundaciones Pakistan. Cerca de Kashmor.

En un interesantísimo artículo incluido en Rebelion.org, el profesor de la Universidad de Texas,  Snehal Shingavi analiza este fenómeno y concluye que han confluido dos factores interrelacionados entre sí para empeorar los efectos de las inundaciones.

En primer lugar, en los últimos años se ha detectado en Pakistán un incremento del número de incidentes a causa del clima extremo, un hecho que, para muchos científicos, se puede atribuir a los efectos del cambio climático global. Se habla de la vinculación entre la devastación en Pakistán, los deslizamientos de tierras en China y las inundaciones de Bangladesh, como parte de un inmenso cambio en las pautas climatológicas habituales en la región.

El segundo factor sería que la red de canales e inmensas presas que existen por todo Pakistán se construyó más para favorecer los intereses de grandes terratenientes que en beneficio del pueblo. Esto ha supuesto que, según el  profesor Shingavi “la reparación de la infraestructura y la ayuda de emergencia hayan sido extremadamente desiguales, y que se hayan organizado en aras a preservar los intereses de la elite terrateniente en vez de tratar de prevenir las inundaciones”. Efectivamente, añade, “las lluvias monzónicas se producen cada año y ha habido más de una docena de inundaciones graves en Pakistán desde los años setenta del pasado siglo. No obstante, el control de dichas inundaciones sigue siendo muy precario“.

El resto del artículo nos da una idea de la intervención de otros factores, como la corrupción política y la hipocresía internacional en la movilización de la ayuda humanitaria.

Indudablemente, en ocasiones, la naturaleza se desata sin control, pero es la acción del hombre la que contribuye a potenciar estos fenómenos naturales y a hacerlos catastróficos. Si a esto le añadimos las dificultades de partida de un país como Pakistán, la situación geopolítica de la región, la corrupción del gobierno, los conflictos territoriales, religiosos, la falta de previsión, la escasa rapidez en la respuesta internacional, los prejuicios hacia este país, etc. convierten en una verdadera catástrofe la situación de la población. Esperemos que esa ayuda internacional empiece a llegar y se alieve, en parte, el drama de la población.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s