Publicado en General, Opinión

Una conversación de barbería. La imagen social del docente.

Fuente: Banco de imagenes del ISFTIC

Ayer, esperando mi turno para cortarme el pelo en una peluquería de caballeros (esto es, una barbería de toda la vida), asistí a una conversación sobre educación de tremendo interés. Un cliente comentaba los problemas que tenía para conciliar la educación de sus dos hijos, uno escolarizado en un centro concertado y otro en un público. Su interés, totalmente comprensible, era tener a los dos en un mismo centro… el concertado. Por cuestiones de ratios se había quedado fuera del centro y esto le ocasionaba muchos problemas familiares. Totalmente comprensible, repito. La cuestión fue calentándose y el padre de familia comenzó a argumentar sobre educación: qué que más le daría al maestro tener un alumno más (26 ó 27, tampoco creía él que esto disminuya la calidad de la enseñanza), qué para lo que están enseñando, qué si ahora no saben los alumnos ni que río pasa por Zamora y qué, sin embargo, que bien andaban de métodos anticonceptivos (por decirlo finamente), qué, si además, con lo que trabajan, con tres meses de vacaciones, … El peluquero tuvo que ver mi cara y me preguntó si no sería yo profesor, a lo que contesté que sí. Entonces, el tono se empezó a suavizar y la conversación tomó otro cariz. Cuando le sugerí la posibilidad de solucionar el problema llevando a sus hijos al colegio público (que no es precisamente conflictivo) lo negó taxativamente. Él quería a sus dos hijos en el colegio concertado aunque la ratio fuera de 27 en Infantil. Eso era lo de menos. El resto de la conversión es irrelevante sobre todo, por que se empezó a hablar de fútbol.

Esta conversación, que tampoco tiene más importancia, si me hizo repensar dos temas que siempre me han preocupado: por un lado, la imagen social del docente y, por otro, el de la enseñanza pública.

La profesión de docente se ha convertido en algo sumamente complejo, extremadamente tecnificada, que exige un gran esfuerzo tanto en preparación como en formación y que, sin embargo, no cuenta con un adecuado reconocimiento social. Es más, está asentada en la sociedad una cierta imagen negativa del docente (público sobre todo), pero también del hecho educativo en general. Esta imagen afecta, sin lugar a dudas, al propio proceso educativo que se materializa en problemas de convivencia, salud laboral, pérdida de autoridad (o reforzamiento por ley de la misma), etc. Esta situación debiera ser tomada más en serio por las autoridades educativas de cara a buscar soluciones mucho más efectivas y reales. Si a esto sumamos el desprestigio, en gran parte injustificado,  de la escuela pública (recuerdo la escasa asistencia a la fiesta por la escuela pública celebrada el año pasado) tenemos una situación crítica del sector que los cambios políticos, las sucesivas reformas e incluso, los cambios de paradigmas educativos (le tenía que haber hablado de esto último al sufrido padre para justificar porque algunos alumnos no saben qué río pasa por Zamora) no han sabido enderezar. En este punto recuerdo también un entrevista que le hicieron a José Antonio Marina que hablando sobre este hecho decía:

Es muy propio de nuestra sociedad decir que todo va fatal y que la culpa la tiene el otro. Vivimos en un sistema de excusas que afecta también a la educación. Los padres echan la culpa a los profesores y los profesores a los padres; al final, ambos se ponen de acuerdo en que la responsabilidad es de la televisión y sobre todo, del gobierno. Así que los políticos cogen el testigo y empiezan a diseñar una nueva ley de Educación… ¡Y vuelta a empezar!

En definitiva, todos tendríamos que trabajar para transmitir una imagen del profesor más honesta, más realista y más ajustada a la realidad, evitando los  estereotipos tan pejudiciales para el sistema. Pero en esta labor todos deberíamos arrimar el hombro, empezando por el profesorado, dignificando nuestra profesión y luchando, con ganas, porque ese reconocimiento social que propugnamos sea real.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s