Publicado en Geografía, Opinión

El paisaje y el desastre urbanístico en España.

Hace unos días leía en el diario “El País” el artículo titulado “El  Supremo carga contra “el desastre urbanístico que corroe España“. En él se daba cuenta de una sentencia del Tribunal Supremo en la que se pronunciaba sobre “la desastrosa situación a la que, a pesar de la normativa legal y administrativa, se ha llegado en España respecto a la ordenación del territorio, incluida la destrucción paisajística“.

En dicho fallo, del que ha sido ponente el magistrado Siro García, se afirma que “la comunidad de ciudadanos es víctima de los despropósitos urbanísticos y que la administración urbanística también experimenta las consecuencias de las infracciones en materia de ordenación del territorio”. Según el artículo “el tribunal replica así al recurso del ex alcalde de Andratx Eugenio Hidalgo, del PP, que alegó que construir en terreno agrícola podría merecer una sanción administrativa, pero no era tan grave como para recibir una sanción penal”.

Hotel Algarrobico. Uno más de los desastres urbanísticos en España. Fuente: Blog "lasluces de agosto".

Esta sentencia viene a certificar, por consiguiente, una situación, constatable en múltiples foros, nacionales e internacionales, de verdadero desastre nacional, al que ni las autoridades, que, en muchos casos, como se ha demostrado judicialmente, no sólo no estaban interesadas en ponerle freno si no que han fomentado, propiciado y beneficado de esta situación (para ampliar información sobre el tema véase, por ejemplo, los interesantes blogs “Urbanismopatasarribas”  o “laslucesdeagosto“, que proporcionan una información actualizada sobre este desastre urbanístico y la corrupción asociada a él). Según el profesrode la Universidad Carlos III de Madrid, Santiago Fernández Muñoz , en los últimos 15 años se han urbanizado 250.000 has. de territorios rurales o naturales. Un desastre ambiental sin precedentes. Las consecuencias paisajísticas, amén de las económicos, sociales y políticas, que estamos padeciendo, son incalculables.

Como geógrafo y docente siempre me ha preocupado el tema del paisaje y en mis clases he intentado introducir siempre la perspectiva paisajística. Ahora, como asesor, no podía ser menos y hemos convocado y promovido, junto a otros compañeros preocupados e interesados en el tema (ver, por ejemplo, la reciente iniciativa de nuestro compañero José Ramón Pedraza con el Concurso escolar sobre fotografía paisajística) actividades tendentes a impulsar la sensibilidad paisajística en el profesorado como paso previo a su extensión al alumnado, quien debe ser el principal receptor de estas iniciativas. Se trata de que el alumnado tome conciencia de la necesidad de conocer, estudiar y valorar el paisaje. Sin unos adecuados mimbres, mal cesto podemos crear.

Ante los desmanes que en los últimos años se han realizado en toda la geografía peninsular y, de manera destacable y dolorosa, en el litoral y áreas de montaña, debemos procurar incidir en los valores ambientales en nuestros alumnos y alumnas. Si no transmitimos la idea de que el paisaje es un bien susceptible de proteger, que tiene un valor intrínseco que hay que defender frente a la codicia de una parte de la sociedad que sólo ve en él una mera forma de incrementar su patrimonio personal, si no alentamos en ellos y ellas una sensibilidad ambiental crítica y profunda, no haremos más que contribuir a fomentar el desarrollo de una sociedad acrítica, paralizada, adocenada, dispuesta a aceptar cualquier cosa, venga de donde venga y que ve como algo normal (e incluso imitable) estos comportamientos y actitudes depredadoras con el medio ambiente. Este es, precisamente, uno de los puntos débiles del sistema educativo que tenemos: mucho insistir en que hay que educar en valores, pero lo único que hacemos es transmitir conocimientos, en muchos casos, acríticos o, incluso sesgados. La educación en valores, y de manera especial, la educación ambiental, ha sido un mero desideratum, un deseo al que se debía aspirar pero del que muy pocos se han preocupado verdaderamente: muchos ordenadores pero pocos valores. El resultado lo hemos visto, lo estamos viendo y, lo que es peor, lo veremos.

Anuncios

2 comentarios sobre “El paisaje y el desastre urbanístico en España.

  1. Soy IBB, el bloguero de las luces de agosto. Me gustaría agradecerte que menciones mi blog en las referencias a consultar sobre la corrupción urbanística. La verdad es que se agradece mucho y me anima a seguir denunciado estas cosas desde las luces de agosto. En serio, muchas gracias.

  2. aprovecho para decir que la enseñanza del arte en españa es un desastre. Artes plásticas al menos. las carreras forman funcionarios, no artistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s