Publicado en Geografía, Opinión

SOMALIA:Un Estado Fallido.

Hasta hace algunas semanas prácticamente nadie se acordaba de Somalia. SomaliaDesde aquellas imágenes de los marines americanos desembarcando en las playas somalíes a la hora del Telediario de la CNN, en diciembre de 1992, en el seno de la operación denominada, pomposamente, “Devolver la esperanza”, o el derivo de aquellos helicópteros por los rebeldes somalíes que dió lugar a la película de Ridley Scott “Black Hawk Derribado”, poco se había hablado de este país. Guerra civil, crisis humanitarias, señores de la guerra, muertes, hambre, islamismo radical. Una situación caótica que, sin embargo, a nadie le importaba mucho, como ocurre con otros conflictos vivos en África o Asia. No interesaba demasiado. Sin embargo, los secuestros de los atuneros vascos (el Playa de Baquio y el Alakrana), así como de otras embarcaciones de diversos países, llevados a cabo por piratas somalíes, ha devuelto a la primera plana de la información a este no-estado. La cantidad de información que nos ha llegado, en muchas ocasiones sesgada, incompleta, interesada, en la mayoría de los casos, me ha motivado a indagar un poco en lo que hay detrás del conflicto humano, de unos pescadores que llevan retenidos más de 40 días, de un pueblo que pasa hambre mientra unos señores viven en la opulenciapracticando la piratería y otros, desde sus oficinas en Londres, manejan el cotarro.

Mala pinta tiene el asunto. Desde 1991, Somalia ha dejado de ser prácticamente un Estado, o bien, en terminología política, es un Estado Fallido o Estado frágil. Se trata de países que suelen tener un mismo esquema política: corrupción generalizada, unas castas dirigentes depredadoras que ostentan el poder desde hace mucho tiempo, prácticamente inexistencia de un sistema jurídico válido, graves divisiones étnicas o religiosas, persecuciones políticas, religiosas, refugiados, islñamismo radical, etc. A pesar de ese esquema común, no existen soluciones comunes para ellos. Cada país es un mundo, una realidad diferente que tiene que ser tratada de una manera ad hoc. En el caso de Somalia, después de 15 años de luchas intestinas, se consiguió una frágil tregua entre los señores de la guerra que crearon una especie de consejo denominado Unión de Tribunales Islámicos. La intervenicón de tropas de la vecina Etiopia acabó con esta situación. En la actualidad sólo existe un gobierno reconocido por la ONU que gobierna en la capital y el resto del territorio se encuentra repartido entre los distintos clanes, e incluso aparecen territorios más o menos independientes pero sin reconocimiento internacional (Somaliland, Puntland).

El mismo caos que existe en el país tenemos en sus aguas juridiscionales. Los diferentes potencias pesqueras faenan en estas aguas sin autorización para hacerlo (si acaso la que otorga ese gobierno ficticio que reside en Mogadishio.

Sobre el origen de esta práctica, leí un artículo en “Rebelióndel 5 de octubre de 2009 (Fuente original: Argenpress) titulado “Los “piratas” somalíes son pescadores en lucha contra el saqueo occidental de la pesca de arrastre y la descarga de basura tóxica“. En este artículo se hablaba de que los pescadores somalíes se habían reconvertido en piratas para poder luchar contra la esquilmación de sus bancos de pesca, al no existir un control gubernamental que proteja sus aguas jurisdiccionales. Igualmente, se trataba de una reacción contra los vertidos tóxicos que realizan determinadas potencias en sus aguas aprovechando esa carencia de instituciones estatales en este país. No obstante, el verdadero negocio no es el que práctican estos piratas de fusil en mano, sino el que desde honestos bufetes de abogados en la City controlan este lucrativo negocio.

Así pues, nos encontramos ante un verdadero avispero en el que confluyen multitud de intereses, más o menos legítimos, en medio de un país que se desangra y con unos marineros atrapados en este juego de intereses.

Desde el punto de vista didáctico, este caso nos podría servir para plantear diversas cuestiones, desde el tema de la pesca y el problema del agotamiento de los caladeros, los problemas derivados del subdesarrollo, la difícil situación de África o las dificultades de determinados países para afirmarse como Estado. Igualmente, nos podría servir de punto de partida para estudiar la geografía de los conflictos mundiales, las consecuencias de Nuevo Orden Mundial, la implantación de un modelo geopolítico basado en una única potencia hegemónica, etc. Es un caso que, como el de Afganistán, Corea, Congo, etc., nos deben servir para proporcionar al alumnado de 3º ó 4º de ESO o incluso de Bachillerato las herramientas necesarias para entender el mundo en el que nos movemos.

Algunos enlaces de interés:

Por último, un vídeo sobre Somalia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s