Publicado en General, Opinión

Comentarios a dos artículos sobre el sistema educativo.

Recientemente han aparecido en el diario “El País” dos artículos sobre educación (R. Moreno Castillo “Algunos males del sistema educativo y A. de la Oliva “La estafa de enseñar a enseñar) que me producen, cuanto menos, vergüenza, y cuanto más, indignación. Vergüenza por los argumentos que utilizan para criticar a todo el sistema educativo (menos a ellos mismos, faltaría más) e indignación por lo que a mi, como asesor de formación, me atañe.  Vayamos por partes.

escuela-antiguaEn el primer artículo, del pasado 4 de diciembre, el antedicho R. Moreno  (autor de un panfleto antipedagógico que tampoco tiene desperdicio) no deja títere con cabeza en su artículo: políticos, profesores universitarios,  hasta los que él denomina “presuntos expertos” en formación del profesorado. Indudablemente, con dotes de adivino (“Que la reforma educativa es un disparate ya lo llevamos denunciando algunos desde hace tiempo”), recurre a argumentos ya muy manidos, parciales, echando la culpa de los males del sistema a todo el mundo y exculpando a los profesores que, según él, hacemos más de lo que estrictamente nos corresponde (¿qué es … enseñar o educar? ¿En dónce dejamos la autocrítica?). Me gustaría que me explicara su visión de la Educación, de cual es nuestra función, si enseñar Matemáticas o Historia, solamente, o ir más allá, enseñando valores, actitudes, que, de otra forma, tal vez, muchos alumnos ni los verían. Hay algunas cuestiones de las que podríamos hablar como la escolarización obligatoria hasta los 16 años, los problemas de disciplina en algunos centros, del papel de los padres y madres en la educación de sus hijos, etc. Pero donde me toca la moral es cuando ataca, sin pudor, al sistema de formación de los docentes. Según él, por lo que entiendo, no es necesario y, es más, se trataría de un reducto de gente “desertores de la tiza”, que “usan un discurso vacío”, que han aprendido una “jerga pedagógica”, “ que se dedican a dar cursillos“, etc. No tiene ni idea de lo que dice. En primer lugar lo de desertores es más antiguo que el mear, señor mío. Seguramente este calificativo lo utilice porque será de los que siguen dando clases con su habitual tiza (de las de antes, no de las redondas que no dejan ni polvo), o bien sentado en su poltrona (¡lástima que hayan retirado las tarimas , con la sensación de poder que daban!). En los centros del profesorado (en sus diversas variantes) no hay “desertores de la tiza” (un sambenito del que difícilmente nos libramos), y si los hubiera no creo que lo estén en mayor porcentaje que el profesorado de los centros que se escaquea habitualmente (¿o es que no conocemos este hecho?). Trabajar en un centro del profesorado no te califica para ser experto en formación, ni dominar la jerga pedagógica como califica este señor a la Pedagogía, una ciencia de larga tradición. Estamos aquí (por un cierto tiempo) para poder desarrollar una labor que creemos es precisa y necesaria: contribuir a la formación del profesorado. Según opina A. de la Oliva es una estafa lo de “enseñar a enseñar” ya que Si no se sabe cómo enseñar algo es porque no se sabe suficientemente” y añade, “es más falso que haya un saber que no sea ni física, ni latín, ni geografía, y cuyo contenido sea el enseñar en general para cualquiera de esas disciplinas“. De un plumazo se carga las didácticas específicas, la pedagogía y todo lo que no sea saber muchos contenidos. La única pedagogía válida sería la práctica: ¿de cuántos años estamos hablando?, es decir, ¿cuántos años requiere un recién licenciado, que haya aprobado las oposiciones o que entre como interino para ser un perfecto profesor? ¿dos, cuatro, diez años? Y mientras tanto, ¿ensayo y error?. Por cierto, cuántos profesores y profesoras nos hemos encontrado que sabían mucho de sus disciplinas y que, sin embargo, no tenían ni idea de explicar, qué no transmitían esa emoción de la que habla el autor del artículo y que nos hicieron odiar esas asignaturas? ¿Quizás porqué fueran profesores universitarios frustrados que veían en la Secundaria un medio para seguir viviendo y no un fin en sí mismo?.

actividad-con-ordenadorEn los CEP’s estamos para contribuir a llenar esas lagunas formativas que, sin duda, tiene el profesorado. Que el sistema no es el mejor posible, estamos de acuerdo. Que la formación debía ser obligatoria y en horario lectivo, pues sí. Pero que somos vendedores de humo, pues no. Entre los asesores hay gente de mucha valía, demostrada con anterioridad en sus centros de procedencia, antes de llegar a los CEP’s y reconocidos en todos los puestos que han ocupado. En lo que a mi me concierne, antes de estar en el CEP de Córdoba he estado (y estaré muy pronto) en las aulas de varios institutos, intentando hacer mi trabajo lo mejor posible (como la mayoría del profesorado, lo cual tampoco es un mérito). Comencé a dar clases sin tener ni idea de por donde comenzar mi labor (comparto lo de fraude para calificar el CAP), pero tenía claro que debía cubrir mis lagunas pedagógicas allí donde podía ser, esto es, en los centros del profesorado, para evitar repetir los errores de aquellos profesores que me dieron clases. Como asesor, he conocido profesorado cuya labor es digan de destacar, muy loable, que luchan por lo que creen y creen en lo que hacen, que no se quejan más de lo necesario y que tienen espíritu de superación. Igual que he conocido a otros que van a los cursos (lo de cursillos también suena a otro época, felizmente superada)  “por los puntos” para los traslados, los sexenios, etc. Otro error del sistema. También he conocido la decepción de organizar actividades formativas en las que se inscribían mucha gente y a las que, luego, acudían pocos. En las actividaes que organizamos  intentamos que vengan profesionales de gran solvencia, de reconocido prestigio profesional e intelectual, y no sólo profesores universitarios “que jamás han trabajado con alumnos de instituto” (según indica R. Moreno, generalizando, para que vamos a andarnos con tonterías), profesores y profesoras que están “a pie de obra“, intentando comunicar sus experiencias para que nos sirvan a todos. Nos podemos equivocar, pero al menos la voluntad, la buena voluntad por mejorar el sistema, la tenemos.

En fin, podíamos seguir comentando estos artículos, pero ¿para qué?. Ellos sólos se califican. Dios (por cerrar como R. Moreno) nos libre de esta gente.

Anuncios

5 comentarios sobre “Comentarios a dos artículos sobre el sistema educativo.

  1. Comparto tu indignación ante esta especie de cruzada antipedagógica a la que dan mucho eco los medios de formación de masas que diría García Calvo. Después de varios días de cobertura a esta línea dura de pensamiento, tan del gusto de Muñoz Molina o Pérez Reverte, hoy aparece en El País una carta de defensa de la pedagogía de Gimeno Sacristán y otros. Merece la pena leerla.
    Por cierto, no sé si conoces el MANIFIESTO PEDAGÓGICO NO ES VERDAD, promovido por la red IRES (Investigación y Renovación Escolar) y con una campaña de recogida de firmas vía electrónica en toda España. Te dejo aquí el comienzo, pero puedes leerlo completo en su página web http://www.redires.net:

    “Las organizaciones y personas que firmamos este Manifiesto (docentes, madres, padres, estudiantes y ciudadanía en general) estamos profundamente preocupados por la difusión de creencias sobre la escuela española que distorsionan gravemente la realidad. Se está generalizando una forma de pensar según la cual hoy en la escuela se enseñan pocos contenidos, se hacen actividades irrelevantes, los niveles de exigencia bajan, los alumnos y alumnas son peores que los de antes y hay “mucha pedagogía” y poca enseñanza”.

    Un saludo

  2. Muchas gracias por tu comentario. No he tenido oportunidad hoy de leer el artículo que me indicas, pero lo haré. Y respecto al manifiesto, igualmente lo leeré con suma atención. Indudablemente, la ofensiva es muy serie, tan seria como vanos sus argumentos. Por eso, estas otras iniciativas son de alabar y apoyar.
    Saludos.

  3. Saludos cordiales:
    muy complacio por tus enfoques , es cierto que nada va a mejorar en educacion , si andamos con descargs emocionales sin ciencia , tanto de parte del docente como de los gobiernos hay errores graves, el hecho es que no se pone el remedio. Por ejemplo te informo que este año en Peru al diseño del area de ciencias sociales se les ocurrio “dividirlo en dos ” historia geografia y economia y formacion ciudadana ,a lo les llamaron “areas”, cuando todos sabemos que las tres primeras son algunas de las disciplinas que comprenden las ciencias sociales. No es el error que indigna sino los docentes que lo aceptan como el hecho curricular mas normal ,eso es lo censurable e inaceptable de un profesional.
    que te parece?
    gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s