Publicado en Competencias, Didáctica, Geografía, Historia

La Competencia Digital y las Ciencias Sociales (I).

Vamos a comenzar una serie de apuntes sobre el uso de las TICs en las clases de Geografía, Historia e Historia del Arte, extensibles, por supuesto, al resto de las llamadas Ciencias Sociales. Dado que la introducción del concepto de “competencias básicas” supone, no sólo un cambio conceptual sino una nueva manera de enseñar (al menos eso nos dicen los gurus del cambio) sería positivo ir desgranando estas competencias y examinar su repercusiones en nuestro ámbito. Repercusiones, pero también posibilidades de enfrentarnos a ese cambio que, parece ser, es necesario. Y comenzar por la llamada “competencia digital” es algo premeditado. Las posibilidades de desarrollo que presenta esta competencia en las Ciencias Sociales son inmensas toda vez que, en mi opinión, está menos desarrollada que en otros ámbitos. Seguimos muy apegados a los tradicionales métodos de enseñanza y, en ocasiones, tenemos que considerar un avance transcendental la simple utilización de un power point. La incorporación de nuevos recursos y medios puede hacer nuestras clases más eficaces y productivas. Pero esto supone, a su vez, un esfuerzo de formación al profesorado que no siempre están convenientemente encauzados.

Pero antes de entrar en profundidad en el tema, debemos definir que entendemos por competencia digital.

Para ello, nos vamos a referir a la normativa vigente y será, en la LOE y en los decretos que la desarrollen en los que se definan las competencias básicas (para Andalucía, véase la LEA y el decreto 231/2007 de 31 de julio). Así, por ejemplo, en el Real Decreto 1631/2006 de 29 de diciembre por el que se establecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la Educación Secundaria Obligatoria se explicita que esta competencia, denominada, “Tratamiento de la información y competencia digital”, consiste en “disponer de habilidades para buscar, obtener, procesar y comunicar información,
y para transformarla en conocimiento
“. Según esta conceptualización, la competencia digital tendría tres dimensiones:

Búsqueda, obtención, selección, registro y tratamiento de la información: Esta dimensión supone la utilización de técnicas y estrategias diversas para acceder a la información según la fuente y el soporte que se precise (oral, impreso, audiovisual, digital o multimedia). Este hecho implica el uso de diferentes lenguajes desde el textual al numérico, o, en nuestra área especialmente, desde el icónico, al visual, gráfico y sonoro.

Transformación de la información en conocimiento: el mero dominio de estas habilidades digitales no implican conocimiento, como indica la norma, es decir, para que esa información, seleccionada y procesada se convierta en conocimiento, es necesario “organizarla, relacionarla, analizarla, sintetizarla y hacer inferencias y deducciones de distinto nivel de complejidad; en definitiva, comprenderla e integrarla en los esquemas previos de conocimiento“. Aquí radica, en mi opinión, el trabajo más arduo para el profesorado. Como después indicaremos, no se trata sólo de que el alumno o la alumna sepa manejar el ordenador a la perfección, que construya una gráfica estupenda o que realice un trabajo de clase (corta-pega) magnifico, sino que ese proceso desemboca en la creación de conocimiento. Como digo, aquí está la verdadera labor del profesorado.

Comunicación de la información: Por último, esa información procesada y asimilada en forma de nuevos conocimientos debe ser transmitida, “empleando recursos expresivos que incorporen, no sólo diferentes lenguajes y técnicas específicas, sino también las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación“.

En definitiva, y como se indica en el Real Decreto anteriormente mencionado, “la competencia digital comporta hacer uso habitual de los recursos tecnológicos disponibles para resolver problemas reales de modo eficiente. Al mismo tiempo, posibilita evaluar y seleccionar nuevas fuentes de información e innovaciones tecnológicas a medida que van apareciendo, en función de su utilidad para acometer tareas u objetivos específicos“. Así pues, se trata de conocer y utilizar esta nuevas tecnologías de una forma eficaz, útil, reflexiva y crítica. ¡¡¡Nada más y nada menos!!!

Esta competencia está incorporada en los decretos de enseñanzas mínimas tanto de primaria como de secundaria, pero por el contenido de mi asesoría, vamos a incidir más en su tratamiento en secundaria.

Documentación para ir reflexionando:

Para finalizar esta primera parte, un vídeo de Jordi Adell (profesor de la Universidad Jaume I de Castellón, sobre la competencia digital (Santander, 20 de abril 2007) con referencias al uso de las TIC en la Geografía. Interesante e ilustrativo.

Anuncios

3 comentarios sobre “La Competencia Digital y las Ciencias Sociales (I).

  1. Muy bueno este documento ya que uno aclara dudas, que todavía se posee en la vida y realmente como dice el adagio: una mano lava a la otra y todas dos quedan limpia gracias

  2. El universo es inmenso pero la comunicación acorta los caminos y es ahí que voluntad de dios se cumple en cada uno de nosotros gracias a él y a vosotros por contribuir en este importante medio de comunicación y que sirve de mucha ayuda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s