Publicado en Didáctica

A vueltas con las competencias

Estamos en pleno “tsunami” competencial (¿?). La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, LOE, incorpora el concepto de competencias básicas al currículo, como uno de sus elementos integrantes. Con ello, la administración educativa española asume las conclusiones de los Organismos internaciones como la OCDE y la Comisión Europea así como del Programa para la evaluación internacional de los alumnos (Informe PISA) sobre la enseñanza y aprendizaje de las competencias básicas como un medio para mejorar la calidad del sistema educativo.

No obstante, detrás de este “desmesurado” interés por las competencias en educación está, sin duda, el impacto de los Informes PISA, los resultados de las pruebas de diagnósticos y la percepción general de fracaso en el sistema educativo. En referencia a Andalucía esta apreciación, tanto objetivo como subjetiva, parece ser aún mayor.

Hasta ahora, se ha insistido en las competencias lingüística y matemática, aplazando, en cierta medida, el tratamiento de las restantes. Sin embargo, también éstas se evaluarán y, por lo tanto, se tendrá que afrontar el tema de las competencias en el ámbito de las disciplinas sociales, especialmente, en Geografía e Historia. Muy poco se ha avanzado hasta ahora en este sentido. La Revista Iber dedicó su número 52 de junio de 2007 (a vuestra disposición en el CEP) al tema de las competencias en el ámbito cívico-social. De entre los distintos artículos, me gustaría destacar, por lo que de crítico tiene (en consonancia con su forma de entender la didáctica de las Ciencias Sociales), el trabajo del profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona Joan Pagés para el que “la apuesta por otorgar a las competencias un papel primordial en su configuración (de los curricula) me parece que obedece a un intento de las autoridades políticas y económicas por recuperar el control político de los curriculos” (página 30). Después de analizar las repercusiones de este concepto en nuestras disciplinas concluye que “Tal vez deberíamos obsesionarnos menos en definir competencias, objetivos y criterios de evaluación y dedicarnos a un análisis más global de la situación de las enseñanzas sociales, de la geografía y de la historia a la luz de aquello que la investigación y la práctica, nos está señalando.” (página 37). Recogiendo las conclusiones del coloquio sobre la enseñanza de la geografía y de la historia de París de 2002, señala, como uno de los grandes retos a los que se enfrenta la enseñanza de las disciplinas sociales el de la necesidad de repensar la formación continuada de los docentes. Aquí está la clave del tema y en lo que deberemos insistir en próximas aportaciones. En ello estamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s